onicofagia.jpg (51074 bytes)

LA ONICOFAGIA ò MORDISQUEO DE UÑAS 

¿Cuántas veces no ha visto a sus amigos,   compañeros de trabajo e incluso familiares “comerse las uñas”, y ha pensado que esta conducta es totalmente normal?. Bueno, déjame decirle que esto es un hábito patológico que se presenta en la infancia y puede extenderse hasta la edad juvenil o incluso adulta, e influye negativamente en el aspecto estético bucal, dental y de manos.

Esa manía continua, en la que muchas veces no reparamos o consideramos dañina, provoca astillamiento dentario y desgaste prematuro principalmente en los incisivos centrales superiores, dientes básicos en la apariencia estética bucal. Los microtraumatismos que ocasiona el mordisqueo en las mucosas labiales hacen más factibles las patologías infecciosas en estos pacientes (herpes ”fuegos”, labios partidos, aftas, etc.). Así mismo, la estética de las manos se ve mermada  por la presencia de uñas escasas e irregulares.

La ONICOFAGIA es una preocupación  para padres de niños y adolescentes, no obstante también suele presentarse en adultos. La psicología moderna emplea técnicas de modificación de la conducta, conjugada con la ayuda de un aparato bucal para el tratamiento de la onicofágia (del griego ONYX – UÑA y PHAGIEN-COMER). Esta patología se define como la costumbre de morderse las uñas, provocando heridas en dedos, labios y encías,  mismas que dan pie al desarrollo de diversas enfermedades infecciosas. Representa una costumbre o vicio contraído desde la infancia y, en otras ocasiones, por alguna alteración neuropática. Suele considerarse como hábito del desarrollo y puede ser  una reacción automática ante el estrés, frustración, fatiga ò aburrimiento. Esto se da de igual forma tanto en hombres como en mujeres, aunque generalmente son las segundas quienes acuden en busca de ayuda profesional por el problema estético que conlleva.

 

Alrededor del 45% de los pacientes con este problema son niños, el 25% estudiantes universitarios y un 10% de adultos mayores de 35 años se muerden las uñas. Autores como Menghello consideran que la onicofágia, a diferencia que la succión de pulgar, puede ser indicadora de algún conflicto emocional que debe alertar al médico. La onicofágia en su forma más aguda puede dañar el lecho ungueal y la matriz (raíz de las uñas); también puede complicarse con verrugas periungueales y padrastros, infecciones bacterianas y virales en labios y mucosa bucal. También, pueden presentarse problemas como alteración en la estética de los dientes por abrasión, erosión, astillamiento y malposición.

 

 

EN CUANTO AL TRATAMIENTO ES ESENCIAL QUE EL SUJETO ESTE DISPUESTO A DEJAR EL MORDISQUEO DE UÑAS

 

El tratamiento propuesto para la onicofágia está diseñado para la colaboración entre psicoterapeuta y odontólogo. El primero pondrá en marcha una terapia tras el análisis de las causas que han llevado al habito onicofágico. El segundo pondrá una férula parcial de levantamiento de mordida  que cubrirá parcialmente los molares y premolares de ambas hemiarcadas. Esta férula es completamente estética, no se nota y el paciente la usa durante todo el día y no altera en lo mas mínimo las actividades cotidianas ni la forma de hablar.

 

 

Fotos : ©1999 Luis María ILZARBE.

Mordisqueo sin férula

Mordisqueo con férula

Si tiene alguna duda o comentario sobre este articulo, o quisiera saber de algún tema en particular,comuniques con el Dr. Eduardo Salas al teléfono   55 98 49 90 o escriba al correo electrónico   esalas60@hotmail.com