Los condilomas anales son una condición relativamente común que afecta el área alrededor del ano. Pueden afectar también la piel alrededor del área genital. Primero aparecen como pequeñas verrugas, tan pequeñas como la cabeza de un alfiler y pueden crecer hasta aproximadamente el tamaño de un chícharo o guisante. Usualmente no causan dolor o molestias a los individuos afectados y los pacientes pueden desconocer la presencia de los condilomas.

 

¿DE DÓNDE VIENEN ESTAS LESIONES?

Se piensa que estas lesiones son causadas por el virus del papiloma humano (VPH), el cual es relativamente contagioso. El virus es transmitido de persona a persona generalmente por contacto directo.

 

¿ES NECESARIO SIEMPRE REMOVER LOS CONDILOMAS?

SI, ya que si no son removidos los condilomas generalmente crecen y se hacen más numerosos. Además hay evidencia que algunas de estas verrugas pueden convertirse en cáncer si se dejan sin tratamiento por un largo tiempo. Asimismo, si el paciente presenta afectación de las defensas inmunológicas, como por ejemplo, las personas infectadas con virus de inmunodeficiencia humana (VIH), el riesgo de transformación a cáncer de ano es mayor que el de la población en general.

 

¿CUÁLES SON LOS TRATAMIENTOS DISPONIBLES?

Si las verrugas son muy pequeñas y localizadas alrededor del ano, pueden ser tratadas con medicamentos, los cuales son aplicados directamente a la superficie de la verruga. Sin embargo, la presencia de condilomas alrededor del ano obliga a determinar la presencia de ellos dentro del ano, por lo que la evaluación por el Coloproctólogo es imprescindible para descartarla y disminuir la posibilidad de que reaparezcan las lesiones una vez tratadas.

Los condilomas dentro del canal anal no pueden ser tratados con medicamentos y por tanto se requiere tratamiento quirúrgico. Para ello se usa electrocauterio, y/o extirpación quirúrgica lográndose la destrucción inmediata de las verrugas. Estos procedimientos deben ser realizados en quirófano ya que ello permite al Coloproctólogo realizar un tratamiento adecuado y sin dolor para el paciente.

La cirugía con láser puede también ser usada, pero no ofrece absolutamente ninguna ventaja sobre los métodos convencionales.

 

¿DEBO SER HOSPITALIZADO(A) PARA EL TRATAMIENTO?

NO, casi siempre el procedimiento se realiza de manera ambulatoria y el paciente regresa a la comodidad de su casa el mismo día. En el Centro Medico Docente La Trinidad disponemos de médicos anestesiólogos y personal paramédico con amplia experiencia en cirugía ambulatoria, lo cual permite a la Clínica de Coloproctología ofrecer a los pacientes con condilomatosis anal un manejo perioperatorio actualizado y completo.

 

¿CUÁNTO TIEMPO DEBO DESCANSAR DESPUÉS DE LA CIRUGÍA?

Esto depende de la situación individual  y de la cantidad de lesiones removidas. La mayoría de las personas sienten un malestar moderado por algunos días el cual es fácilmente tratado con medicamentos analgésico-antiinflamatorio por vía oral. Dependiendo de la magnitud de la enfermedad algunas personar retornan al trabajo el día siguiente mientras otras permanecen en reposo por varios días.
 

¿UN SOLO TRATAMIENTO QUIRÚRGICO RESUELVE EL PROBLEMA?

Desafortunadamente no. A pesar del tratamiento quirúrgico muchos pacientes desarrollan nuevas verrugas después de la extirpación en quirófano. Esto ocurre ya que el virus que causa las lesiones puede vivir escondido en los tejidos que aparentemente son normales, hasta que se desarrolle una nueva lesión. Sin embargo las nuevas lesiones tienden a ser más pequeñas y pudieran ser tratadas en el consultorio, por lo que es importantísimo acudir a los controles posteriores para evitar una nueva vuelta a quirófano. Sin embargo, algunas veces, nuevas lesiones aparecen tan rápido que el tratamiento en el consultorio puede ser muy incómodo; en estas situaciones una segunda y ocasionalmente tercera extirpación quirúrgica es recomendable.

 

¿QUÉ PUEDO HACER PARA EVITAR QUE ME SALGAN ESTAS LESIONES DE NUEVO?

Las siguientes son recomendaciones para evitar la recurrencia y/o reinfección:

Continuar los controles con el Coloproctólogo por varios meses después de que la última lesión ha sido tratada.

Abstenerse de contacto sexual con personas que tienen lesiones anales y/o genitales y dado el caso, utilizar preservativo.

Debido a que muchos individuos desconocen que sufren de esta condición, al evitar la promiscuidad sexual se reduce la exposición a estos virus contagiosos. Como precaución, la pareja debe ser chequeada aún cuando no presente síntomas.

 

 

GAY MÉXICO ©, 2009