Tener y conservar unos testículos saludables es sólo cuestión de buen cuidado y precauciones mínimas. Si practicas algún deporte, cualquiera que éste sea, utiliza protección adecuada (como suspensorios o conchas); además de reducir los riesgos de alguna posible lesión testicular por un accidente durante el desarrollo de ejercicio, puede resultar muy sensual y excitante el llevar este tipo de prendas bajo tus pantaloncillos.

Así mismo, si te gusta llevar ropa ajustada para insinuar a los demás lo sensual de tu paquete, es apropiado que en tus actividades cotidianas utilices preferentemente ropa holgada.

En prácticas sexuales de tipo sadomasoquista o identificadas con el mundo leather, es común utilizar anillos genitales (o "cock-ring").  Este juguete sexual -ampliamente utilizado entre la comunidad gay- ayuda a mantener la rigidez del pene ya que el torrente sanguíneo es retenido en el pene erecto, manteniéndolo de esta manera durante un mayor tiempo. Siendo ésta la mayor de sus ventajas, sin embargo, cuando no hay ciertos cuidados  puede convertirse en un grave riesgo para la salud. Es recomendable un uso moderado de este aditamento, ya que las variaciones en el flujo sanguíneo a través de los testículos puede generar alteraciones y hasta lesiones en venas y órganos.

Y, finalmente, no está de más recomendarte que evites la violencia física, pues dada la particular situación de vulnerabilidad de este delicado órgano del cuerpo masculino, siempre estará en la mente de tu atacante soltarte un golpe justamente ahí.