Aconseja Estados Unidos el test de VIH a partir de 13 años

Por: Agencias / Lunes 2 de Octubre de 2006

Todos los adolescentes y casi todos los adultos estadunidenses se someterán a la prueba del virus del sida como parte de la asistencia médica rutinaria. Esta es la nueva recomendación de las autoridades sanitarias estadunidenses. Las prácticas de detección actuales, centradas en personas con conductas riesgo, están obviando a gran parte de la población.


Bajo las nuevas recomendaciones de los Centros Nacionales de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), prácticamente todos los estadunidenses de 13 a 64 años se someterán a la prueba al menos una vez. Las personas con conductas de riesgo deberán hacerlo anualmente y, además, las embarazadas se someterán a análisis adicionales para asegurarse de que no contagien el VIH a sus vástagos.

 

“Necesitamos urgentemente nuevos enfoques para llegar a los 250 mil de estadunidenses con VIH que no saben que están infectados”, ha dicho la directora de los CDC, Julie Gerberding, durante la presentación de las recomendaciones. Aunque la medida ya se dio a conocer el pasado mayo, ahora los CDC han publicado el informe completo.

 

El test se hará durante los exámenes médicos rutinarios, aunque será voluntario. Los CDC han insistido en que la prueba debe realizarse sólo con el conocimiento del paciente y que, tras ser informado, éste tendrá la opción de rechazarla. “La gente con VIH tiene derecho a saber que están infectados, de modo que puedan buscar tratamiento y tomar medidas para protegerse y proteger a sus parejas”, agregó Gerberding.

 

Las personas infectadas se arriesgan a contagiárselo a sus compañeros, un riesgo que puede mermarse con el empleo de preservativo. La detección precoz del VIH también es clave para obtener una adecuada respuesta con el tratamiento. Sin embargo, al 40 por ciento de los pacientes se les diagnostica la infección por VIH un año después de que hayan desarrollado sida. Es decir, cuando ya resulta difícil obtener el máximo beneficio de los antirretrovirales.

 

Las recomendaciones vigentes pedían a las personas consideradas de riesgo que se hiciesen la prueba del virus. Pero según Bernard Branson, responsable de diagnósticos de laboratorio de los CDC, los médicos no siempre son capaces de averiguar quién tiene riesgo.

 

A menudo, la gente es reticente a admitir sus comportamientos de alto riesgo, como el consumo de drogas o sexo anal, incluso a sus médicos. Además, a diferencia de los comienzos de la epidemia de sida, en los que los varones homosexuales eran los más afectados por la enfermedad, muchas de las infecciones actuales se producen entre personas negras o hispanas, adolescentes e infectadas en relaciones heterosexuales.

Jóvenes contraen la infección con sus primeras parejas.

Nuestro objetivo es asegurarnos de que todo el mundo que recibe asistencia médica también tiene la oportunidad de saber si está infectado por el VIH, declaró Kevin Fenton, director del Centro Nacional para la Prevención del VIH, Enfermedades de Transmisión Sexual y Tuberculosis de los CDC.


“Estas nuevas recomendaciones harán factible la prueba rutinaria del VIH en atareados centros médicos donde antes era imposible”, agregó.


Según Branson, evaluar regularmente a los adolescentes contribuirá a que empiecen a pensar en el sida de modo precoz, antes de que comiencen a tener relaciones sexuales. “Nuestros datos muestran que demasiados jóvenes contraen la infección por VIH a una edad relativamente temprana, a menudo con sus primeras parejas”, dijo Branson.


Polémica. Los expertos en la enfermedad han recibido favorablemente la iniciativa. “Estas recomendaciones son importantes para el diagnóstico precoz y para reducir el estigma todavía relacionado con la prueba del VIH”, ha declarado a The New York Times Nancy Nielsen, de la Asociación Americana de Medicina, que apoya las nuevas recomendaciones.