* Adquirió 60 millones de preservativos a Profilatex, pese a que no era la mejor oferta, dicen

Acusan al IMSS de utilizar trampas para justificar compra de condones

* Denuncian que las principales irregularidades se cometieron en las pruebas de calidad

Jueves 5 de octubre de 2006

ANGELES CRUZ MARTINEZ

La guerra comercial entre las empresas Profilatex y Trenkes, fabricantes de condones, para obtener los contratos del sector público iniciaron hace apenas un año, cuando la segunda, con casi 50 años de existencia en el país, incursionó en este mercado y "le echamos a perder el negocio a Profilatex", la cual, mientras no tuvo competidores vendía a los institutos Mexicano del Seguro Social (IMSS) y al de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y a la Secretaría de Salud (Ssa), hasta en 1.25 pesos cada condón, aseguró Alfonso Treviño, representante legal de Trenkes.

Ahora los precios han bajado casi hasta una tercera parte. El IMSS acaba de comprar a 52 centavos la pieza a Profilatex y en la licitación en curso en la Ssa, la mejor propuesta económica es la de Trenkes, con 48 centavos. El empresario afirmó que desde hace un año la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), dependiente de la Ssa, ha tenido una actitud parcial, a favor de Profilatex, pues las mismas reglas las aplica en forma diferenciada, dependiendo de la firma que se trate.

Entre otras irregularidades mencionó que las pruebas de verificación de calidad de los preservativos se han realizado en laboratorios de Profilatex y en otras, en instalaciones de la Ssa, en la Comisión de Control Analítico y Ampliación de Cobertura, donde "casualmente" los condones de Trenkes son reprobados. Las mismas pruebas en laboratorios independientes, autorizados por la Ssa, son satisfactorias, afirmó Treviño.

El pasado febrero, los verificadores de Cofepris aseguraron muestras de los condones de Trenkes para realizarles las pruebas de calidad. Sin embargo, debido a que la Comisión de Control Analítico no estaba operando, remitió a Trenkes a un tercer laboratorio autorizado para que ahí se realizara el examen, del cual salió aprobado.

En junio, personal de la Cofepris visitó nuevamente la fábrica para solicitar la muestra que, según dijo, tendría que analizarse. De nada valió el señalamiento de la empresa respecto a que dicha prueba ya había sido realizada y aprobada.

Ya nada se supo, sino hasta el pasado viernes, cuando nuevamente llegaron los verificadores acompañados por elementos de la Agencia Federal de Investigaciones, a hacer una nueva revisión a la fábrica de Trenkes en Acapulco. En la misma diligencia la empresa fue informada que sus condones no cumplen con los requisitos de calidad. Esto junto con el argumento de la falta de información sobre el domicilio donde se elaboran los preservativos motivó la suspensión de la línea de fabricación, aunque según Treviño, la ley sólo prevé que los empaques contengan el domicilio del responsable del producto.

En cambio, señaló el empresario, los condones de su competencia, Profilatex, carecen de cualquier domicilio, con lo cual se viola la normatividad.

Ayer mismo el IMSS aseguró que para participar en la licitación 00641253-040-06, Profilatex, representada por la distribuidora Dentilab, cumplió con todos los requisitos, incluida la presentación de la licencia sanitaria, por lo que al ofrecer el mejor precio y aprobar la evaluación técnica obtuvo el contrato para proveer al IMSS de 60 millones de condones.

Respecto a las aparentes fallas en los mensajes que deben encontrarse en las cajas, el instituto se deslindó de cualquier responsabilidad, misma que corresponde a la Cofepris. Este organismo es el que concede los registros sanitarios de los medicamentos e insumos para la salud, apuntó.

Mientras tanto, hasta ayer, Trenkes no había recibido una respuesta oficial por parte de la Cofepris respecto a la excesiva violencia con la que se efectuó la inspección sanitaria a la planta de Acapulco, ni sobre la forma diferenciada en que aplica la normatividad.

No obstante, el titular de la comisión, Juan Antonio García Villa, se entrevistó con el representante médico de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, Oscar Rossbach, a quien dijo que el uso de la fuerza pública fue necesaria porque los verificadores habían sido recibidos con pistola.

El funcionario señaló que la Cofepris cuenta con un certificado que da cuenta de que los condones de Trenkes no cumplen con los estándares de calidad y seguridad que establece la normatividad. Por otro lado comentó al representante de Canacintra que la Cofepris ya ha enviado a evaluación una nueva muestra de preservativos.

Al respecto, Treviño resaltó que si las pruebas se realizan con honestidad y sin trampas, su producto nuevamente aprobará el examen sin ningún problema.

 

Jueves 5 de octubre de 2006

Carta del IMSS

Muy estimada doña Carmen: Me refiero a la nota publicada hoy en la página 52 de La Jornada relativa a la licitación llevada a cabo por este Instituto para la adquisición de condones, asunto que también mereció el comentario editorial.

Al respecto me permito puntualizar lo siguiente:

-El IMSS lleva a cabo todos sus procesos de adquisición de bienes y servicios en estricto apego a lo dispuesto por la normatividad aplicable.

-Además, la presente administración ha reforzado la transparencia de las adquisiciones. Así, en el portal de transparencia del IMSS se dan a conocer, con toda anticipación, los bienes o servicios que el instituto pretende contratar o adquirir.

-Por regla general, el IMSS publica durante cinco días, en el propio portal, las prebases de cada licitación, a efecto de que los factibles licitantes, o las personas que tengan interés sobre el particular, puedan hacer comentarios o sugerencias para perfeccionarlas, previo a que se conviertan en bases definitivas.

-Una vez emitidas las bases se realizan las juntas de aclaraciones establecidas por la ley, a las que invariablemente se invita con la debida anticipación a la representación de la Secretaría de la Función Pública y a los organismos cúpula representativos de la industria nacional. En el caso que nos ocupa, acudieron representantes de Canacintra y Canifarma. En ese espacio fueron escuchados todos los argumentos y resueltas todas las dudas sobre el contenido de las bases.

-El resultado de cada licitación es publicado también en el portal bajo el rubro "El IMSS compró", señalando la empresa ganadora y el precio al cual se adquirieron los bienes o servicios.

Además de dar cumplimiento a todos los preceptos legales en la materia, los procesos de adquisición son revisados periódicamente por el Organo Interno de Control, la Unidad de Auditoría Gubernamental de la Secretaría de la Función Pública, y la Auditoría Superior de la Federación.

Por cuanto hace a los insumos para la salud, su calidad es verificada y regulada por la Secretaría de Salud, la cual otorga los registros sanitarios para su fabricación o distribución. Siempre que se trata de adquirir estos insumos el IMSS exige la presentación del referido registro sanitario, requisito indispensable para poder participar en algún proceso licitatorio institucional.

En los procesos licitatorios del IMSS no hay desgano ni complicidades; nada se mantiene en la obscuridad y a resguardo del escrutinio público.

Mucho le agradeceré la publicación de la presente aclaración, en la inteligencia de que quedamos, como siempre, a sus órdenes para proporcionar información sobre éste o cualquier otro asunto relacionado con el Instituto.

Lic. Roberto Calleja Ortega, coordinador de Comunicación Social del Instituto Mexicano del Seguro Social