Guarda Mark Foley secreto por 12 años

 Por A. Goodnough y K. Zernike / 6 de octubre de 2006

Logra el congresista esconder su homosexualidad. Afirman amigos que el legislador temía la reacción de sus padres y del Partido Republicano

PALM BEACH, FLORIDA.- Mark Foley era, hasta la semana pasada, un elemento fijo en el prestigioso circuito social de Palm Beach.

"Miss Alemania era mi acompañante", le comentó a la revista Washingtonian para un artículo acerca de "Cómo salir con un miembro del Congreso", mientras relataba su experiencia en una fiesta a la que asistió en Mar-a-Lago, la legendaria mansión del millonario Donald Trump.

Fue una de muchas cosas que Foley hacía para ocultar las realidades de una vida dividida.

Durante el transcurso de 12 años en el Congreso de Estados Unidos, se volvió experto en proyectar una imagen pública magnética -asistido por sus fieles ayudantes y una hermana a la que despreocupadamente llamaba su esposa sustituta.

Independientemente de lo que se pudiera haber comentado acerca de su sexualidad -amigos en Florida y Washington sabían que Foley era homosexual pero nunca lo hablaron con él- nadie imaginaba que enviaba mensajes de correo electrónico sexualmente explícitos a ayudantes del Congreso, noticia que lo obligó a renunciar la semana pasada.

Las subsecuentes confesiones de Foley de que es alcohólico y fue acosado sexualmente por un sacerdote cuando era adolescente dejaron a sus amigos aún más impactados.

En Florida, donde la gente lo conocía mejor, sus amigos comentaron que era reservado en cuanto a su sexualidad porque las fuerzas de mayor influencia sobre su vida, sus padres y el mundo político, no lo aceptarían de otro modo.

Ahora otras cosas parecen extrañas. Algunos de los colegas de Foley pusieron en duda el alegato de acoso sexual, diciendo que aunque fuera verdad sonaba a excusa.

Y mientras que el abogado de Foley afirmó el lunes que era una alcohólico que había enviado mensajes inapropiados a adolescentes estando ebrio, todos los entrevistados se mostraron dudosos.

Amigos y colegas dicen que en Washington, Foley era excelente para atraer la atención y parecía disfrutar mucho el acceso a celebridades.

Mientras que era conocido por sus esfuerzos para proteger a los niños, también era uno de los defensores de Hollywood más conocidos.

Su amabilidad con los ayudantes parecía simplemente otro aspecto de su extrovertida personalidad.

Desde el principio dio a entender a los ayudantes que estaba dispuesto a ponerles atención, a pesar de que muchos miembros del Congreso no lo hacen.

En Lake Worth, Florida, ciudad a la que la familia de Foley se mudó cuando él tenía 3 años, sus amigos comentaron que tenía un compañero desde hace mucho tiempo, un dermatólogo de Palm Beach, con quien no temía ser visto en público.

"Hace alrededor de un mes", comentó Sid Dinerstein, presidente del Partido Republicano del Condado de Palm Beach, mi esposa y yo fuimos a un restaurante donde estaban Mark y su compañero y su hermana.

Pero sus amigos mencionaron que Foley nunca había hablado de su identidad sexual con ellos.

Rodney Romano, ex Alcalde de Lake Worth, reveló que se había percatado que Foley tenía un contrato tácito con el Partido Republicano para mantener la discreción.

Tom Ramiccio, un residente de Lake Worth que conoce a Foley desde la preparatoria, comentó que pensaba que Foley tampoco quería que sus padres supieran que era gay.

Su padre, un ex marine que daba clases de ciencias, y su madre, una mujer tranquila que cocinaba para sacerdotes, son católicos que estaban muy orgullosos del éxito de su hijo, expresó Ramiccio.

Su familia participaba en su vida política; su hermana Donna Winterson incluso manejaba sus campañas. Su último día en el Congreso, se encontraba en el jardín de su casa con su hermana Donna intentando idear una estrategia para responder a los reportes del primer mensaje electrónico.

Redactaron una declaración y una carta de renuncia y empacaron algunas maletas. Para el momento en que las cámaras llegaron, él iba conduciendo camino a casa, en Florida.

The New York Times

 

Sexo, política y escándalo

 Estos son algunos de los escándalos sexuales que han sacudido a la política de EU.

 1983. Gerry Studd, demócrata, es acusado de involucrarse con un pasante de 17 años.

1990. Barney Frank es relacionado con un hombre que utilizó su casa para dirigir un servicio de citas.

1998. El caso más célebre se remonta al ex Presidente demócrata Bill Clinton, sometido a un proceso de destitución, por haber mentido sobre su relación con Mónica Lewinsky.

2006. Mark Foley dimite al conocerse una serie de mensajes sexuales o que dirigió a becarios.

 · Los escándalos sexuales en Estados Unidos comienzan casi con la fundación del país. Científicos han divulgado en estos últimos años que el padre de la Constitución de Estados Unidos, Thomas Jefferson, tenía al menos un hijo bastardo con una de sus esclavas negras, Sally Hemigs.

· En 1983, dos legisladores, uno demócrata y el otro republicano, recibieron una reprensión oficial por haber mantenido relaciones sexuales con pasantes en el Congreso. El legislador republicano Dan Crane, quien mantuvo un romance con una joven de 17 años, pidió perdón con lágrimas en los ojos, con tal de que sus electores no le privaran de su mandato