* Nada ha informado al respecto, asegura fabricante; competidores niegan anomalías

La Ssa recibió al menos cinco denuncias sobre condones que incumplen normas

Viernes 6 de octubre de 2006

ANGELES CRUZ MARTINEZ

En al menos cinco ocasiones a lo largo del último año la Comisión Federal para la Protección para Riesgos Sanitarios (Cofepris) ha recibido denuncias sobre presuntas irregularidades "que ponen en riesgo la salud de la población" por la distribución de condones que "no cumplen con los estándares de calidad", sin que a la fecha dicha autoridad haya informado los resultados de su actuación, aseguraron representantes del también fabricante de preservativos Profilatex.

De esa manera, lo que resulta de la guerra comercial que mantienen las firmas Profilatex y Trenkes, fabricantes de condones, es la omisión en que ha incurrido la Cofepris, dependiente de la Secretaría de Salud (Ssa), porque -de acuerdo con Gabriela Azpeitia y Ricardo Fernández Guevara, de Profilatex- ha permitido que se distribuyan a derechohabientes de instituciones de seguridad social preservativos que no cumplen con los criterios de calidad establecidos por la norma oficial mexicana.

Sin embargo, Alfonso Treviño, representante legal de Trenkes, aseguró que, por el contrario, en ninguna de las 10 ocasiones que la Cofepris ha efectuado visitas de inspección a su fábrica durante 2005 y 2006 ha detectado irregularidades que ameriten la clausura o el aseguramiento de su producto.

Existe un dictamen de la Secretaría de Economía según el cual Trenkes cumple con la regulación correspondiente, agregó.

En entrevista, Azpeitia y Fernández Guevara agregaron que las denuncias que han presentado ante Cofepris son parte de "la política de la empresa (Profilatex) de estar al tanto de lo que ocurre afuera. Vamos a la farmacia, compramos los productos de la competencia y los analizamos en nuestro laboratorio. Ahí nos dimos cuenta de que los condones Kon-do", de Trenkes, incumplen con la normatividad.

El primer oficio a la Cofepris fue enviado por Profilatex en octubre de 2005, y de ahí se siguió una serie de denuncias, la más reciente el pasado junio, en la que "advertimos el peligro de comprar esos condones". La empresa continúa a la espera de alguna respuesta.

Fernández Guevara reconoció que luego de la aparición de Trenkes en las licitaciones del sector público y, principalmente, a partir de que obtuvo un par de contratos en el IMSS, Profilatex investigó sobre esos productos, porque las licitaciones tienen que darse en igualdad de condiciones para todos los participantes. Deben tener "un buen producto y ganar por el mejor precio, pero si alguien presenta un mal producto y gana, no es justo".

Al referirse a los precios con que hasta 2005 Profilatex vendió condones a las instituciones públicas de salud, Fernández Guevara comentó que se determinan con base en diferentes criterios, entre otros el volumen de la compra y el o los lugares donde se debe distribuir, aunque también admitió que la aparición de competidores obliga a reducir cotizaciones.

Así, en octubre de 2005 Trenkes obtuvo dos contratos con el IMSS, pues ganó por su mejor propuesta económica, de 1.22 pesos la pieza, contra 1.25 que planteaba Profilatex.

Para las siguientes licitaciones, los precios siguieron bajando hasta llegar al más reciente concurso convocado por el IMSS por un máximo de 60 millones de condones, el cual fue adjudicado a Profilatex con precio de 52 centavos cada pieza. En esta ocasión Trenkes cotizó a 53 centavos.

Justamente hoy la Ssa dará a conocer el fallo final de la licitación por 27 millones de preservativos, en la cual Trenkes lleva la delantera por su precio de 48 centavos. Profilatex los vende a 52 centavos.

Desde el martes pasado La Jornada ha solicitado a la Ssa información sobre este tema y ayer, ante una nueva petición, la dependencia señaló que ante "la cantidad de mentiras" que ha dicho la empresa que representa Alfonso Treviño contestará una vez que concluya la licitación en curso, y "con todos los elementos jurídicos" para aclarar las dudas sobre el funcionamiento de Trenkes y la actuación de Cofepris.

El área de comunicación social de la Ssa anunció que dicho posicionamiento será presentado en conferencia de prensa.

Por su parte, los representantes de Profilatex rechazaron que exista una guerra comercial con otros fabricantes y que tengan intención de dañar a alguien. "Nosotros avisamos que hay una anomalía; corresponde a la Cofepris investigar" y aplicar lo que corresponde de acuerdo con la ley, señaló Fernández Guevara.

Además de la supuesta falta de calidad, a esta empresa le llamó la atención el "surgimiento repentino y sin ningún antecedente" de Trenkes y su incursión en la competencia por el mercado del sector público.

Aunque los representantes de Profilatex no precisaron los volúmenes de ventas al gobierno, al sector privado y sobre lo que exportan, aseguraron que "no sobrevivimos de lo que se vende" al sistema nacional de salud, aunque éste sí es uno de sus principales adquirentes.