Acusan a cura por violación

La juez de Defensa Social del municipio de Huejotzingo, Emma Peralta, dictó auto de formal prisión en contra del sacerdote Rafael Pérez Sánchez

Por: Rubén Díaz / Corresponsal
08/10/2006

PUEBLA.- La juez de Defensa Social del municipio de Huejotzingo, Emma Peralta, dictó auto de formal prisión en contra del sacerdote Rafael Pérez Sánchez, por su presunta responsabilidad en el delito de violación equiparada.

La denuncia del caso fue presentada hace siete meses por un joven de la comunidad, quien junto con sus padres interpuso la querella.

Al momento en que la juez tomaba su determinación, unas 45 personas se encontraban afuera de las instalaciones de la presidencia municipal protestando contra la decisión de la autoridad y alegando la inocencia del prelado.

Elementos de la Policía Preventiva Estatal instalaron un dispositivo de seguridad para evitar algún incidente, aunque la manifestación fue totalmente pacífica.

El prelado es acusado de abusar sexualmente de un menor de edad, quien era su ayudante en 1999.

A más tardar en un año, se deberá determinar si Pérez Sánchez es culpable, en cuyo caso podría ser sentenciado a una pena de entre 40 y 50 años de prisión, según el código de defensa social del estado de Puebla.

Ayer, la jueza negó el auto de libertad condicionada que solicitaba la defensa del sacerdote, quien fue detenido hace poco más de una semana por agentes de la Policía Judicial.

Casi 50 elementos policiacos debieron resguardar las instalaciones de la Presidencia Municipal de Huejotzingo, donde se encuentra la cárcel municipal.

Desde el momento de la detención del prelado, decenas de personas se han manifestado para exigir su liberación.

Este es el primer caso que se registra en Puebla en el que un sacerdote es enviado a la cárcel por presunta violación, aunque existen dos denuncias más que son investigados por la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Tras conocer de este caso y con el antecedente de la acusación de pederastia en contra del prelado del municipio de Tehuacán, Carlos Nicolás Aguilar Rivera, el arzobispo de Puebla, Rosendo Huesca y Pacheco, pidió a la población católica del estado denunciar cualquier caso de presunta pederastia.

El obispo Huesca y Pacheco hizo un llamado a los sacerdotes de la diócesis para revisar el comportamiento de sus compañeros.

Consideró que las conductas equivocadas de los sacerdotes significan un agravio y ocasionan un enorme daño a la Iglesia católica, a los creyentes en esta religión y a la población en general.