México celebró la primera feria de turismo para homosexuales

HOSTELTUR • 09-10-2006

La capital mexicana albergó este fin de semana la primera feria comercial del país dedicada exclusivamente a la oferta turística para la comunidad homosexual.

"La comunidad gay necesita espacios turísticos de cero discriminación", afirmó el organizador, Raymundo García, al respecto de un mercado que consideró "poco atendido" y se mostró satisfecho con la acogida de la iniciativa por los profesionales del sector turístico, pero lamentó que hubo empresas que "cerraron sus puertas" por "miedo al desprestigio", así como la falta de respuesta del Ministerio de Turismo. En esta primera feria participaron 22 expositores, entre los que había agencias de viajes, hoteles, aerolíneas y un banco internacional.

El responsable del evento criticó que en México se mire con prejuicios al turismo gay pero se reciba con los brazos abiertos a los "springbreakers", jóvenes estadounidenses bien conocidos por sus excesos y por arrasar con todo.

Las principales localidades de turismo para homosexuales en el país, según García, son Puerto Vallarta y Acapulco (oeste), Cancún y Playa del Carmen (este) y Los Cabos (noroeste), todos destinos de playa. Por lo general gays y lesbianas viajan prácticamente igual, añadió, aunque el mercado de los hombres está más desarrollado y son ellos quienes viajan más lejos, sobre todo a destinos internacionales.

"Es un mercado descuidado debido a los prejuicios, pero que tiene mucho potencial", afirmó el representante de una agencia de viajes que ofrecía paquetes turísticos para viajar a grandes fiestas gay internacionales.

Para Billy Cross, que regenta un hotel en Cuernavaca (centro) con su pareja, lo primero que busca el turista homosexual es "respeto", pero además "prefiere hoteles donde el propietario sea gay para darse un apoyo mutuo y por la sensibilidad y el buen gusto característico". Cross explicó que existen pocos lugares en México donde una pareja homosexual pueda celebrar una boda simbólica lejos de las miradas y "sin muchas preguntas".