* Alfonso Caso y Miguel Lombera intentaron ''aclarar'' información de La Jornada

Inconsistencias de la Ssa ante decisión de retirar del mercado condones Trenkes

* Niegan funcionarios que acciones estén relacionadas con proceso de licitación sin concluir

10 de octubre de 2006

ANGELES CRUZ MARTINEZ

Debido a que los condones de la fábrica Trenkes "no cumplen con los requisitos de calidad" que establece la Norma Oficial Mexicana (NOM) 016, la cual establece las especificaciones sanitarias de los preservativos, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ordenó el retiro de las ocho marcas de esa firma que circulan en el mercado privado; sin embargo, la medida se toma ocho meses después de que el mismo organismo ordenó que se realizaran pruebas de calidad a esos productos.

Ayer, la Secretaría de Salud (Ssa) convocó a conferencia de prensa para "aclarar" la información que en diferentes días ha publicado La Jornada desde el 30 de septiembre pasado. Sin embargo, los datos que dieron los comisionados de Fomento Sanitario y Autorización Sanitaria, Alfonso Caso y Miguel Lombera, respectivamente, no resultaron del todo claros.

 

Declaraciones y aclaraciones

Primero, Miguel Lombera dijo que los condones de Trenkes no habían pasado ninguna de las pruebas que la Cofepris hizo a través de la Comisión de Control Analítico y Ampliación de Cobertura (Ccayac). Dijo que sólo en 2006 se hicieron siete visitas de inspección a las plantas de la empresa en Naucalpan y Acapulco, pero sólo en tres los inspectores lograron entrar a las instalaciones. En las otras ocasiones, la empresa estaba de vacaciones o la producción estaba parada.

Señaló que algunas de las visitas se originaron a petición de la propia empresa para poder obtener el certificado de buenas prácticas de manufactura. En la inspección de febrero de 2006, los inspectores de Cofepris seleccionaron una muestra del lote A203 para su análisis y solicitaron a Trenkes que la llevara al Ccayac.

Sin embargo, debido a que éste no estaba funcionando en ese momento, el personal solicitó a la compañía que llevara la muestra a un laboratorio privado, tercero autorizado por la propia Cofepris, para que se realizara la evaluación. La Jornada tiene copia de ese documento.

Ayer, sin embargo, Lombera aseguró que desde hace dos años el Ccayac cuenta con el equipo de la más alta tecnología para efectuar las pruebas de calidad a los preservativos, en especial las "dos más críticas": de orificios visibles y de estallamiento.

Del mismo lote A203, cuyo análisis fue aprobado por el laboratorio privado en febrero, la Cofepris se llevó una segunda muestra en junio pasado para realizar el análisis de calidad. Lombera afirmó que en este examen se detectó la deficiencia en la prueba de estallamiento de los condones. Sin embargo, transcurrieron casi 100 días antes de que la Cofepris decidiera suspender parcialmente la producción de Trenkes, el 29 de septiembre pasado.

Ese mismo día, el personal de la comisión se llevó una tercera muestra del mismo lote, y otras de los lotes B231 y 214, también para verificar su calidad. Ayer, Alfonso Caso informó que por las deficiencias encontradas, la Cofepris procedió al aseguramiento de 12.5 millones de condones. Además ordenó a Trenkes que retire del mercado las ocho marcas que comercializa, en prevención de "riesgos sanitarios involuntarios".

Resulta, sin embargo, que los condones del lote A203 se han vendido ya en el sector privado y los comisionados no supieron decir si, dado que el producto fue liberado en el primer trimestre del año, también forman parte de los contratos que ha ganado Trenkes en los institutos Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) durante este año.

En ese momento, Alfonso Caso matizó la declaración y dijo que si bien los lotes analizados salieron con fallas, "no significa que los otros lotes estén igual" y ni siquiera que la totalidad de las marcas de Trenkes incumplan con la normatividad. Sólo que, insistió el aseguramiento se realiza para evitar posibles "riesgos sanitarios involuntarios".

Otro dato que los comisionados no explicaron es que los 12.5 millones de condones asegurados aún están en proceso de fabricación. La instrucción que Cofepris dio a Trenkes es que podía continuar con la producción hasta por esa cantidad de preservativos, dado que el proceso ya había iniciado.

 

Guerra comercial

La acción de esta autoridad sanitaria "coincide" con el proceso de licitación, todavía sin concluir, convocado por la Ssa para la adquisición de 27 millones de condones, en el que Trenkes está haciendo la oferta con el precio más bajo respecto a la otra empresa participante, Profilatex, la cual durante varios años participó en los concursos de las instituciones del sector público sin ninguna competencia, y vendía hasta en 1.25 pesos la pieza.

Desde octubre de 2005, cuando Trenkes empezó a participar en esas licitaciones, los precios han ido bajando hasta 48 centavos por unidad, que es la oferta de esta firma para obtener el contrato con la Ssa. La semana pasada, el IMSS asignó a Profilatex un contrato por 60 millones de preservativos, debido a que cotizó a 52 centavos cada pieza.

Cuestionado sobre la guerra comercial que estas empresas protagonizan para la obtención de los contratos, Alfonso Caso aseguró, tajante, que el aspecto comercial no está dentro del ámbito de la Cofepris. El único compromiso y obligación de este organismo, dijo, es con la calidad y la seguridad de los usuarios.

Al inicio de la conferencia de prensa, Lombera señaló que los condones son la mejor alternativa para prevenir las infecciones de transmisión sexual, como el VIH/sida, el virus del papiloma humano y la candidiasis vaginal, entre otras. Con el objetivo de garantizar la calidad de los preservativos, existe un soporte regulatorio con disposiciones en la Ley General de Salud y la NOM 016, que se ha aplicado en 114 verificaciones realizadas a diferentes empresas.

En México, existen dos fabricantes nacionales (Trenkes y Profilatex), 16 empresas importadoras (Sico y Durex, entre otras) y cerca de 80 registros de preservativos. El funcionario también mencionó que más de 75 por ciento de los condones que se venden en el país son importados y que, en todos los casos, la comisión verifica que cumplan con la normatividad.