Abandonan a militares con sida

Infectados tendrán que esperar, pues la SCJN postergó la discusión sobre el tema

 

Por: Erica Mora - 10/10/2006

Militares portadores del VIH-sida tendrán que esperar para ver si tienen o no el derecho de recibir tratamiento por parte del Ejército Mexicano, pues la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) postergó la discusión sobre el tema.

El caso está listo para ser dictaminado desde hace varios meses, incluso estaba contemplado ayer en la lista de asuntos a ser tratados en la sesión del Pleno de la Corte. Sin embargo, los ministros del alto tribunal le dieron prioridad a una controversia constitucional para definir los límites entre los municipios de Puebla y Cholula, en la entidad gobernada por Mario Marín, así como a una facultad de atracción.

Se trata de 11 militares del Ejército Mexicano que tramitaron amparos contra la Ley del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas Mexicanas (ISSFAM) que permite darlos de baja y retirarles el servicio médico por haber contraído el VIH.

El asunto está en manos de cinco ministros: Olga Sánchez Cordero, Sergio Valls Hernández, Guillermo Ortiz Mayagoitia, Genaro Góngora Pimentel y José de Jesús Gudiño Pelayo. Pero hasta el momento no han iniciado la discusión del punto, toda vez que el tema mantiene divididas las opiniones de los 11 ministros, quienes tienen en sus manos la decisión de amparar o no a los militares.

Dos de los amparos de revisión promovidos por los militares datan de 2004, cinco de 2005 y cuatro de 2006. Y ante la falta de acuerdo, el caso pasó de las salas de la Corte al Pleno en 2005 y se dejó pendiente para ser estudiado en 2006.

El tema data de hace más de tres años, cuando elementos del Ejército decidieron iniciar una "guerra jurídica" con el objetivo de anular diversos artículos del ISSFAM, y para ello entablaron una serie de batallas en juzgados y tribunales federales, hasta que llegaron a la SCJN para pedir el amparo de la justicia ante lo que consideran una norma inconstitucional porque permite que se les discrime y se viole su derecho a la salud.

Ahí, en el alto tribunal, ya consiguieron una primera victoria: lograron que los ministros emitieran, el 9 de diciembre de 2005, una tesis que les permite obtener suspensiones para que no sean dados de baja.

La ley

La Ley del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas, aprobada en agosto de 2003 por el Congreso legislativo, incluye entre las causales de baja de un militar activo:

"La seropositividad a los anticuerpos contra los virus de la inmunodeficiencia humana, conformada con pruebas suplementarias más infecciones por gérmenes oportunistas y/o neoplasias malignas."

Según esa ley, el VIH causa incapacidad permanente, por lo que procede la baja.