* Arenga a mazatlecos y censura la destrucción ambiental

Insta Marcos a sinaloenses a organizarse sin caudillos

Martes 10 de octubre de 2006

IRENE SANCHEZ Y JAVIER VALDEZ CORRESPONSALES, Y DPA

Mazatlan, Sin., 9 de octubre. El subcomandante Marcos, del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), convocó a los sinaloenses a organizarse por cuenta propia para defender el país y no permitir caudillos que les dicten qué hacer y cuándo, pues, de lo contrario, dentro de poco podrían ser las barras y estrellas las que ondeen en el asta bandera.

Durante un mitin en la plaza principal de esta ciudad, al que asistieron unas 500 personas, entre catedráticos y maestros de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), colonos, amas de casa y obreros, señaló que los únicos que se enriquecen en el país son los gobernantes y los empresarios, mientras los que trabajan y viven de sus salarios siguen padeciendo hambre y miseria.

Antes de partir a territorio sinaloense, como parte de la segunda etapa de su gira, tras un paréntesis de cuatro meses, en Tepic, Nayarit, Marcos rindió homenaje a Cuba y al guerrillero Ernesto Che Guevara, de cuyo asesinato en Bolivia se cumplen hoy 39 años.

Ante cientos de simpatizantes en un auditorio de esa ciudad, expresó su reconocimiento a "esa solitaria estrella de dignidad que brilla en el Caribe: Cuba", a la cual consideró un ejemplo, por desafiar "al imperio más poderoso en la historia de la humanidad".

El líder zapatista inició su recorrido por Sinaloa en la comunidad pesquera de Teacapán, municipio de Escuinapa, donde afirmó que las grandes armadoras se han beneficiado en perjuicio de los pescadores y las cooperativas.

Destrucción ambiental y miseria

Criticó la grave destrucción ambiental en la costa de la entidad, que ha producido a su vez miseria, al orillar a sus pobladores a la migración y, en vez de producirse alimento en el mar, se producen desempleados.

De ahí Marcos se trasladó a Mazatlán, donde se reunió con militantes adherentes a la otra campaña, estudiantes y maestros de la Facultad de Ciencias del Mar de la UAS, a quienes comentó que los gobernantes están jineteando el presupuesto a esa institución educativa.

Más tarde, en la plazuela República, frente a la catedral y el palacio municipal, encabezó un encuentro con dirigentes y miembros de diversas organizaciones.

"Somos indígenas de Chiapas, llamamos patria a este lugar donde vivimos, ustedes no sé cómo lo llamen, eso donde ustedes viven, pero sí les decimos que lo que une a Sinaloa con el país es importante y, si no hacemos nada, ¿dónde va a quedar la vergüenza de los mazatlecos, de no haber hecho nada?", expresó.

Recordó que muchos dirigentes y medios de información no hacían caso a los indígenas y sus exigencias, y sólo cuando se pusieron pasamontañas e iniciaron el movimiento nacional zapatista "voltearon a vernos".

Las demandas de los indígenas y de la gente pobre del país siguen vigentes, dijo, ya que esos sectores de la población están envueltos en la miseria y la falta de oportunidades, mientras se enriquecen funcionarios gubernamentales y empresarios.

Afirmó que sin caudillos que digan qué hacer y cuándo, los sinaloenses y el resto de los habitantes del noroeste del país deben organizarse y emprender acciones con base en los problemas que vive cada una de estas regiones.

Ahí, miembros del movimiento lésbico-gay acusaron de homofóbico al alcalde del puerto, Alejandro Higuera, por reprimir a quienes tienen diferentes preferencias sexuales. También aseguraron que el edil daña la ecología al cercenar las áreas del bosque de la ciudad.

Marcos estará este martes y miércoles en Culiacán y Los Mochis, municipio de Ahome. Inició su gira la otra campaña el 1º de enero de este año, pero la interrumpió en mayo para participar en acciones de solidaridad con pobladores de San Salvador Atenco, estado de México, después de un violento operativo policial de desalojo de vendedores ambulantes.

El dirigente zapatista recorrerá en los próximos dos meses varios estados del norte y concluirá en la ciudad de México el 30 de noviembre, un día antes de que el presidente Vicente Fox Quesada entregue el poder a Felipe Calderón Hinojosa.