Activista brasileño habla de la homofobia en su país

*En los últimos años han ocurrido 2 mil 511 asesinatos de odio por homofobia en Brasil *Existen 37 derechos que son negados a los homosexuales cariocas

México DF, octubre 11 de 2006 (Christian Rea Tizcareño/NotieSe).-

“Recé la novena a nuestra señora del perpetuo socorro y no me curé. Intenté como tres veces el suicidio porque la discriminación es muy grande en Brasil. Quise ser cura, ingresé al seminario y ahí le dije a mi director espiritual: tengo un problema, soy gay. Al otro día me expulsaron”, relató Toni Reis, secretario general de la Asociación Brasileña de Gays, Lesbianas y Transgéneros (ABGLT), en el marco del Encuentro Internacional Contra la Discriminación.

El activista retomó una investigación de la UNESCO hecha en el año 2000 en 241 escuelas brasileñas, según la cual, a 40 por ciento de los alumnos no le gustaría compartir el aula con una persona gay o transgénero y 35 por ciento de los padres cariocas no quiso que su hijo estudiara con un homosexual.

Durante el evento, organizado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, Toni Reis mencionó que 60 por ciento de los profesores brasileños no tiene conocimientos sobre la homosexualidad y sólo 30 por ciento de los padres está preparado para aceptar una orientación distinta a la heterosexual en sus hijos.

En los últimos años han ocurrido alrededor de 2 mil 511 asesinatos de odio por homofobia en el país sudamericano, y no es difícil encontrar en la prensa encabezados como: “Padres mandan matar hijo porque era homosexual”. Las obligaciones para todos ciudadanos cariocas son iguales; sin embargo, existen 37 derechos que son negados a los homosexuales, entre ellos destacan la unión legal, adopción de hijos y la seguridad social.

La homofobia, señaló, se asocia al fundamentalismo religioso, pues hay jerarcas católicos que han hecho declaraciones como la que pronunció el arzobispo José Antonio Aparecido Tosi: “El homosexualismo es un defecto de la naturaleza humana, como el orgullo, la tendencia al robo, la cleptomanía y el homicidio”.

No obstante, el secretario general de la ABGLT reconoció que el gobierno de Luiz Inácio Lula Da Silva, enarboló el programa “Brasil sin homofobia”, el cual fue elaborado por autoridades y organizaciones civiles en conjunto, y actualmente lleva a cabo 53 acciones para combatir el odio irracional hacia las personas homosexuales en diez ministerios y secretarías especiales en los rubros de cultura, salud y educación.

Reis expuso que los principales retos de las organizaciones gays de Brasil consisten en buscar aliados en las religiones para combatir el fundamentalismo, hacer valer el Estado laico, fomentar la no discriminación en el sector educativo y aprobar leyes que garanticen derechos sexuales para todos los ciudadanos.

El activista comentó a NotieSe que la nación sudamericana, a diferencia de México, no cuenta con una ley contra la discriminación y que todas las luchas por la comunidad gay se han hecho en base a los principios constitucionales existentes.

Finalmente, aseveró que en Brasil las organizaciones civiles han contribuido de manera decidida en la transformación de las instituciones. “Es muy importante que los gays, lesbianas, transexuales y travestis no se queden en la pelea interna. Tenemos que unirnos y hacer consensos para incidir en las políticas públicas”