Se distribuyen en México condones de baja calidad

Sábado 14 de octubre de 2006

ANGELES CRUZ MARTINEZ

Organizaciones civiles han señalado desde hace varios años la importancia de que la Secretaría de Salud (Ssa) verifique con mayor detalle la calidad de los condones que se distribuyen en el país, principalmente los que se usan para donación, pues "en muchas ocasiones" no son sometidos a pruebas de calidad.

Esto ocurre en varios estados de la República, donde las autoridades no solicitan el certificado de calidad a las empresas que participan en las licitaciones públicas, de tal manera que permiten el concurso de firmas cuyos productos incumplen con los criterios fijados en la Norma Oficial Mexicana (NOM) 016, que prevé las especificaciones que deben reunir los condones de hule látex.

La Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer Elisa Martínez presentó en 2004 a la Ssa una propuesta para que el Instituto Mexicano del Petróleo expidiera los certificados de calidad de los preservativos, debido a que ese organismo era el único del sector público federal que contaba con la tecnología para realizar todas las pruebas previstas en la normatividad.

El objetivo planteado por la agrupación era reducir y a la larga sacar de circulación los condones de baja o dudosa calidad que se venden en diferentes entidades del país.

Lo anterior tiene sustento en que los preservativos son una de las mejores alternativas para prevenir enfermedades de transmisión sexual, como el VIH/sida, y embarazos no deseados. Además del uso correcto, es indispensable que la calidad de los condones esté debidamente certificada, señala la agrupación.

Precisa que la calidad de esos productos es también un derecho humano, consagrado en las Directrices Internacionales de Sida y Derechos Humanos de la ONU.

El documento que fue presentado a la Ssa resalta que en 2000 sólo 62 de 300 fábricas de condones aplicaban controles de calidad acordes con la norma internacional ISO-40743.

En otros casos, refiere, se ha reportado la venta de certificados de calidad, y ante ello la única manera de garantizar el cumplimiento de la NOM 016 es que los preservativos que se venden o regalan en México sean sometidos a los exámenes correspondientes.

Contrabando de condones

La Brigada Callejera recuerda también varios ejemplos de contingencias en el mundo. En los años 90 la Administración de Alimentos de Estados Unidos retiró del mercado 80 millones de condones de la empresa Ansell.

Sin embargo, no fueron destruidos y se cree que su destino final fueron los países en desarrollo que carecían de medidas de control sanitario.

La organización advirtió que en México va en aumento el uso de preservativos, por lo que las autoridades sanitarias deberían estar preocupadas por garantizar la calidad de esos productos.

Señala que si bien en actualización de la NOM 016 los productores, importadores, distribuidores y organizaciones civiles han acordado reglas estrictas para asegurar que los mexicanos tengan condones de calidad, todavía son insuficientes por el magro control que existe en varios estados de la República.