Inaugura ‘Quinceañera’ el Festival Internacional de Cine de Morelia

Fuente: NOTIMEX

‘Quinceañera’ aborda el tema de una niña que se entera de su embarazo al realizar los preparativos de sus 15 años

MORELIA, México, oct. 15, 2006.-

Con la proyección de la película Quinceañera, de Richard Glatzer y Wash Westmoreland, inició la víspera la cuarta edición del Festival Internacional de Cine de Morelia, en cuya alfombra roja desfilaron los directores y el elenco creativo.

La inauguración del encuentro, mismo que se llevará a cabo hasta el 24 de octubre en esta localidad de cantera y añejo sabor colonial, que exhibirá lo más destacado de la realización cinematográfica mundial, se realizó ante un clima lluvioso; el Teatro Morelos albergó a Quinceañera, cinta que narra la historia de la joven "Magdalena".

Ella está inmersa en los preparativos de sus 15 años y vive uno de los momentos más felices de su vida; sin embargo, cuando está a punto de llegar el día de la celebración con un cúmulo de ilusiones en torno al novio, el vestido y la limosina Hummer, todo se viene abajo al enterarse que está embarazada.

El filme ya obtuvo el Gran Premio del Jurado y el Premio del Público en el pasado Festival de Cine de Sundance, por lo que se espera haga un buen papel dentro de esta justa y de aquí emprenda la carrera por el Oscar; el trabajo de Glatzer y Westmoreland se estrenará en México a nivel comercial el 3 de noviembre.

En su país de origen, Estados Unidos, se presentó el 13 de agosto pasado en un centenar de salas de California y Nueva York; antes de que se mostrara en este festival, sus realizadores dijeron que, pese a que su presupuesto no rebasó los 400 mil dólares, "obtuvimos un resultado excelente".

Indicaron que fue tal su éxito que la cadena de televisión ABC ya está en pláticas con ellos para adaptar la historia a una serie, mediante la cual mostrarán las tradiciones sociales, usos y costumbres de los latinos, concretamente de los mexicanos, "es una ventana para dar a conocer al mundo la rica cultura del país".

Abiertamente en contra de la política migratoria del presidente George W. Bush, los cineastas expresaron su interés en utilizar esa ventana para exponer, simultáneamente, el trato injusto e inhumano hacia los inmigrantes en el territorio estadounidense.

"Estoy en desacuerdo con los republicanos que aprueban las medidas anti inmigrantes porque yo vengo de una familia inmigrante", aseveró Glatzer.

No obstante, reconoció que el tema de la inmigración, el racismo o los derechos humanos no es el que ocupa la atención del largometraje, pero dadas las circunstancias y el éxito obtenido, se debe aprovechar esa veta abierta.

"Mostramos, nada más, la forma como interactúan los inmigrantes de diversas partes del mundo que coinciden en un punto en el tiempo y el espacio; a partir de ahí, mostramos como parte de un todo la homofobia que sufren los latinos por parte de algunos ciudadanos estadounidenses y aún de inmigrantes de otras latitudes", detalló.

A su vez, señalaron que la idea de realizar la película nació cuando una familia, miembro de la comunidad latina de Echo Park en Los Angeles, California, le pidió a Glatzer que fuera padrino de fotografía de una quinceañera, invitación que aceptó y luego de asistir a la fiesta, quedó gratamente impresionado.

"Nunca antes había visto una reunión social con tanto color, alegría, ceremonia y religiosidad; inmediatamente pensé que alguien debía hacer un filme sobre eso, pero nunca me imaginé que ese alguien sería yo junto con Westmoreland; el resultado fue una cinta en la que aparecieron actores profesionales y gente común del lugar", refirió.

Además, señaló que los histriones independientes que colaboraron no los obligaron a enfrentar a los agentes de las grandes estrellas ni a los poderosos sindicatos de Hollywood, hecho que facilitó el rodaje y la producción en general.

Lo cierto es que ni ellos ni el reparto, en el que figuran Araceli Guzmán-Rico, Jesús Castaño, Emily Ríos, Alicia Sixtos, Héctor Quevedo, Germán Campos, Johnny Chávez y Jesse García, nunca soñaron que la película tomaría esas dimensiones, pues ahora tiene dos premios y se ha vendido en 15 países de Europa.

Respecto a la serie de televisión, adelantaron que probablemente se titulará Echo Park y las grabaciones iniciarán durante el primer semestre de 2007; además, inventarán historias y metáforas para exhibir su descontento con la política de Bush.

Finalmente, aseguraron que en la serie abordarán el tema de la polémica barda que se pretende construir en la frontera con México, "a ver si así detienen su ridícula idea de levantar el `muro de la vergüenza’", concluyeron.