Se puede prevenir 60% de los males

Proponen crear centros para el paciente sano; mayor plantilla médica, crear áreas específicas para el paciente sano y preparar educadores en salud para que además de curar exista personal platique, informe y así prevenga, es la solución, señala

Angélica Simón
El Universal
Lunes 16 de octubre de 2006

Más de 60% de las enfermedades que afectan a capitalinos son prevenibles; en ese sentido no basta con garantizar la gratuidad y el acceso a los servicios de salud pública si ésta mantiene un enfoque curativo y no de prevención, aseguró José Luis Martínez Ortiz, presidente de la Sociedad de Salud Pública del Distrito Federal.

Entrevistado para EL UNIVERSAL, el especialista indicó que para reducir la mortalidad por diabetes, enfermedades cardiacas y cánceres (principales causas de muerte en el DF) es necesario, entre otros puntos, ampliar la plantilla médica y construir clínicas del pacientes sano.

"Existen centros de enfermedad donde se da asistencia y se curan las urgencias pero el nuevo modelo de salud debe dar prioridad la atención de la gente sana para que se mantenga así".

Mayor plantilla médica, crear áreas específicas para el paciente sano y preparar educadores en salud para que además de curar exista personal platique, informe y así prevenga, es la solución.

El médico debe hablar más con los pacientes sobre prevención en el hogar la escuela e inculcar el autocuidado, explica.

"No es posibles hacer un trabajo de prevención en los servicios de salud que se prestan en el DF porque alrededor de 80% o 90% son casos asistenciales".

Un médico con 50 pacientes no puede promover prevención; debería tener tiempos para hablar de enfermedades metabólicas y prevención, insiste.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Mexicana de Salud Pública, Luis Fernando Antiga Tinoco, recalcó que pese a la amplísima oferta de servicio de salud en el DF esto no funciona si no se cambian de fondo estilos de vida.

"La adopción de la comida rápida, de los altos consumos de carne, la falta de ejercicio y el estrés con que se vive incrementa las causas de mortalidad pero no infecciosas sino crónicas degenerativas es decir, nos estamos muriendo de cosas que nosotros mismos provocamos".

Es necesario empezar a invertir en la prevención que siempre será mucho más barato que la atención, de no hacerlo así, advirtió Antiga Tinoco, no habrá dinero que alcance ni programas de gratuidad que abarquen a todos la los enfermos, "necesitamos que la gente se enferme menos".

Por su parte, el doctor y catedrático Gustavo Baz Díaz Lombardo, dijo que no se debe olvidar la prevención en sectores como los jóvenes, muy expuestos a problemas como las infecciones de transmisión sexual, el sida y los embarazos no deseados y, por otra parte, hacer prevención entre los adultos mayores que son muy vulnerables a las enfermedades que se padecen con la edad.

Asimismo, señaló, se deben prevenir padecimientos sociales que se están convirtiendo en problemas de salud pública como la violencia familiar y el abuso sexual en menores.