Se pronuncia contra el muro entre México y EU

Jeff Baron, autor de la obra teatral ´Visitando al Sr. Green´, ya vio el montaje mexicano

Fabiola Rodríguez
El Universal
Miércoles 18 de octubre de 2006

La palabra es la forma que ha encontrado el ser humano para derribar los muros ideológicos, culturales o territoriales y Jeff Baron, autor de la obra teatral Visitando al Sr. Green, se define como un destructor de muros.

En la versión montada en México, Ross Gardiner (a quien da vida Alberto Torres), un hombre de 30 años, vive aprisa, tratando de escapar de sí mismo, hasta que un día choca con el señor Green (personificado por el primer actor Luis Gimeno), un anciano de 80 años que vive completamente solo. Ambos personajes crean un vínculo de amistad a pesar de la brecha generacional e ideológica que los separa.

Con ese antecedente, al ser cuestionado sobre la construcción de un muro en la frontera entre EU y México, la postura del dramaturgo estadounidense es contra su edificación.

"Los argumentos son: proteger a la gente de la violencia pero yo preferiría una relación de mutuo respeto, es lo mismo de lo que hablamos en la obra, los países se crean una imagen de lo que debe ser para la sociedad y la verdad es que me hace sentir incómodo... no quiero un muro que nos separe".

Jeff Baron asistió a una función especial de este montaje el viernes pasado en el teatro Renacimiento.

La obra de Baron ha derribado fronteras, pues se ha traducido a 23 idiomas y ha tenido 300 diferentes producciones a nivel internacional, y para su autor es un ejemplo de unión entre los seres humanos.

"Veo un mundo que está construyendo muros, en el cual la gente está usando la religión para separarse a sí mismos de otras personas. Creo que la gente está explotando la religión y la política para construir poder, siento que alguien debe decir que todos somos seres humanos".

Para el escritor, el éxito de la obra radica en que la historia refleja la situación de cualquier persona sin importar su raza, religión o cultura.

"Las persona que ven la obra, sin importar su cultura -japoneses, franceses o mexicanos-, se ven reflejados a ellos mismos o a algún conocido en el escenario. Es una obra que te hace pensar en tu propia vida y esa, creo que es la llave del éxito".

El señor Green manifiesta su tristeza, abrazado a las flores de su esposa difunta: "¿Por qué me hiciste esto?", dirige su irada al cielo y continúa: "estoy cansado, solo y triste".

Ross, por su parte, quiere dejar de aparentar: "puedo pretender ser lo que realmente no soy, lo que siempre he hecho y ya me cansé". Ambos personajes están cansados y aunque forman parte del imaginario de Baron, también de la realidad.

La obra surge de un momento de profunda reflexión, la muerte de un ser querido.

"Yo era muy cercano a mi abuela, quien murió hace unos años. Mi relación con ella fue muy estrecha porque ambos nos quedamos solos.

"Todas las cosas graciosas y tristes que sucedieron entre nosotros pensé en capturarlas en una obra".

Aunque Baron inventó al señor Green, confesó que está basada en su abuela y refirió que el otro personaje es muy parecido a él.

Esta obra también fue presentada ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con motivo del año dedicado a los adultos mayores.

Porque refleja la situación de un anciano cuando se encuentra solo y también abordó la homosexualidad de Ross, un gran paso para la aceptación de esta situación.

"Escribo para conectarme con otras personas, no escribo para ser famoso, no escribo para ser rico, escribo para divertirme porque amo el proceso. Escribo y entonces puedo hablar con la gente... por 90 minutos cientos de mexicanos estarán viendo una historia y lo más importante para mi es divertir a otras personas".