39% de homosexuales no cree necesaria la prueba de VIH

Miércoles 18 de octubre de 2006

GABRIEL LEON ZARAGOZA

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Comportamiento Sexual y Pruebas de Detección del VIH en hombres que tienen sexo con hombres (HSH), de una muestra levantada entre 3 mil 916 voluntarios de este segmento de población, en los últimos tres años 87 por ciento han tenido relaciones sexuales sin condón, 35 con una sola persona y 45 con varias. Las principales prácticas de riesgo registradas fueron sexo anal, con 22 por ciento, y oral, con 44.

De los encuestados, 61 por ciento reconoció que en sus anteriores 10 relaciones sexuales al menos dos veces no han usado preservativo, y entre las razones expuestas destacan: confianza en su pareja (41 por ciento), dejarse llevar por el momento, el sexo ocasional o la falta de planeación de sus encuentros, que sumados reportan 43 por ciento.

Datos presentados por la Secretaría de Salud (Ssa) -en junio de este año- contabilizan 105 mil 170 casos acumulados de personas con sida en el país, y se estiman en 182 mil los de VIH, la mayoría de estas últimas habitan en el Distrito Federal, y muchas desconocen su estado seropositivo.

La información oficial sobre el tema establece que la población más afectada es la de los hombres, con 83 por ciento, concentrándose 47 por ciento en los HSH, se asuman o no como homosexuales. Según estimaciones oficiales, 5 por ciento de la población nacional pertenece a este sector.

"Miedo" al resultado

Levantada del 25 de septiembre al 10 de octubre, con la participación de cuatro mil 601 hombres que tienen sexo con hombres de toda la República (cifra que mediante un filtro quedó en 3 mil 916), el estudio detalla que a pesar de las prácticas de riesgo, 35 por ciento de quienes no usaron condón reconoció no haberse sometido a una prueba de detección del VIH, principalmente porque no lo cree necesario (39 por ciento), tienen miedo a los resultados (28) o no saben dónde realizársela (16).

En cuanto a las imágenes y emociones que les genera el VIH/Sida, indicaron que las primeras campañas de prevención en el país vincularon la enfermedad con la muerte, por lo que 56 por ciento de los encuestados vincula la palabra sida con muerte, y reportaron que la enfermedad les genera miedo, tristeza y preocupación.

Pueden "trabajar y ser alegres"

Pese a esta imagen negativa, los HSH manifestaron opiniones positivas hacia las personas que viven con VIH: más de 90 por ciento de los participantes aseguraron que los infectados pueden trabajar, ser alegres y que no se van a morir pronto, refiriéndose a los tratamientos antirretrovirales que mejoran la calidad de vida de los pacientes.

Entre las conclusiones que presenta el estudio, destaca el diseño de campañas de comunicación que disminuyan las imágenes y sentimientos negativos hacia el VIH/sida; el miedo hacia las pruebas de detección por temor a los resultados, y el desconocimiento entre los HSH a la existencia de pruebas rápidas de detección de la pandemia.