Valora Paul Auster lo inútil del arte

Por Carlos Rubio

Entregan Premios Príncipe de Asturias. El escritor dijo sentirse bastante optimista respecto al futuro de la novela

REFORMA / Staff / 21 de octubre de 2006 

OVIEDO.- El arte es inútil, cierto, pero, ¿qué tiene de malo la inutilidad?, se preguntó ayer Paul Auster, Premio Príncipe Asturias de las Letras, ante los asistentes al Teatro Campoamor.

"Sostengo que el valor del arte reside en su misma inutilidad; la creación de una obra de arte es lo que nos distingue de las demás criaturas que pueblan este planeta, y lo que nos define, en lo esencial, como seres humanos. Hacer algo por puro placer, por la gracia de hacerlo", afirmó el escritor estadounidense en el discurso de aceptación del galardón que dio en nombre de los premiados.

Tras la intensa lluvia caída durante el día, el sol quiso respetar el acto celebrado en la capital de Asturias, en el que se escucharon también el sonido de las gaitas y los tambores al paso de las personalidades.

Entre los más aplaudidos de quienes desfilaron por la alfombra azul estuvieron el cineasta Pedro Almodóvar, Premio Príncipe de Asturias de las Artes, quien llegó acompañado de la actriz Penélope Cruz, y el propio Auster, que no olvidó sus lentes de sol.

Hay quien cree que una apreciación entusiasta del arte puede hacer más justo, más decente, más sensible y más comprensivo al ser humano, afirmó el escritor en su discurso.

"Y quizá sea cierto; en algunos casos, raros y aislados. Pero no olvidemos que Hitler empezó siendo artista".

Durante años, agregó, se han publicado artículos que lamentan el hecho de que se leen cada vez menos libros, lo cual puede ser cierto, pero eso no ha disminuido la avidez por el relato.

"En lo que respecta al futuro de la novela, me siento bastante optimista. Hablar de cantidad no sirve de nada; porque no hay más que un lector, sólo un lector en todas y cada una de las veces. Lo que explica el particular influjo de la novela, y por qué, en mi opinión, nunca desaparecerá como forma literaria", subrayó Auster.

En la ceremonia presidida por Felipe de Borbón y Letizia Ortiz, Príncipes de Asturias, que celebraba la 25 edición de los galardones, se hicieron también llamados a la cooperación y a una mayor humanidad.

También figuraron entre los premiados: William y Minnie Gates, en representación del fundador de Microsoft y su esposa, Bill y Melinda Gates, cuya Fundación obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional; los representantes de la National Geographic Society (Comunicación y Humanidades); el físico Juan Ignacio Cirac (Investigación Científica y Técnica); la jurista Mary Robinson (Ciencias Sociales); la directora ejecutiva de UNICEF Ann Veneman (Concordia), y los miembros de la Selección Española de Baloncesto (Deportes).

"La globalización económica se traduce en el movimiento de bienes, servicios e información. Pero también supone que la gente se desplaza o es desplazada", alertó Robinson, ex Presidenta de Irlanda. "La manifestación más alarmante de estos movimientos se encuentra en las redes de tráfico de personas, una forma de esclavitud del siglo 21 que afecta especialmente a mujeres y niños".

Se estima, agregó, que existen 200 millones de inmigrantes en el mundo, de los que entre 30 y 40 millones son indocumentados, a menudo desprovistos de los derechos humanos fundamentales.

"Se necesita el compromiso de los gobiernos y recursos para generar resultados para los inmigrantes del mundo. No podemos fallarles".

Veneman se refirió a la situación de los niños en el mundo y destacó la necesidad de una labor humanitaria que los proteja.

"Vivimos en un mundo donde más de 10 millones de niños se mueren por causas que se pueden evitar, como la desnutrición Cada minuto, nueve personas se contagian de sida y una, como mínimo, es menor de 15 años. Esos niños son los que hacen un llamado a nuestra conciencia colectiva y dependen de nuestra acción conjunta", señaló.

Para resolver los grandes problemas del mundo, dijo William Gates, padre del fundador de Microsoft, lo que se necesita es cooperación.

"La gente se muere, y nosotros podemos salvarla. Eso debe ser suficiente", subrayó Gates, quien compartió su premio con quienes trabajan para que todas las vidas se valoren por igual.

 

El País

Gates, presencia virtual

OVIEDO.- En el Hotel Reconquista, el Príncipe Felipe saludaba a los invitados al almuerzo mientras degustaba delicias de hojaldre cerca de su madre, la Reina Sofía. Paul Auster y Pedro Almodóvar acudieron, como el científico Juan Ignacio Cirac, acompañados de su familia.

Dicen que Bill Gates y su esposa Melinda no habían llegado, pero no lo parecía a juzgar por la cantidad de veces que se veían en las pantallas gigantes disculpándose por no haber asistido y anunciando que ahí mandaba a su padre, el viejo William, y a su madre, Mimi, que para el caso es lo mismo en la gran familia Microsoft.

 

Así lo dijo

"¿Qué sentido tiene el arte, y en particular el arte de narrar, en lo que llamamos mundo real? Ninguno que se me ocurra; al menos desde el punto de vista práctico. Un libro nunca ha alimentado a un niño hambriento".

Paul Auster

 

"Reconocer nuestra humanidad en los rostros de los inmigrantes nos debe inspirar para reafirmar nuestra dignidad común más allá de nuestras fronteras".

Mary Robinson

 

"En este cuarto de siglo (...) la Fundación y nuestros Premios han alentado la generosidad sobre el egoísmo, la concordia sobre la división, la convivencia sobre el fanatismo, el compromiso sobre la indiferencia".

Príncipe Felipe de Borbón