Cartas del Lector / Critica indulgencia

Por Reforma / 23 de octubre de 2006

La Iglesia católica no tiene por qué pedir perdón a Mark Foley, ex diputado republicano, por lo que haya hecho el clérigo de un pueblo de Florida, Anthony Mercieca, hace más de 40 años. Mark Foley, a los 13 años, bien sabía de qué se trataba todo aquello, y un muchacho de esa edad no puede ser "abusado". Simplemente le gustaba y se dejaba hacer.

Desde entonces ya era y, como lo reconoce, sigue siendo, muy en su derecho, gay. A lo que no tiene derecho es a echarle la culpa de su condición a un anciano con el que se divirtió entonces.

Enrique Lozano A. / Del Valle, Benito Juárez, DF