Proponen castigar exclusión con cárcel

Por Érika Hernández / 23 de octubre de 2006

El PRD presentó una iniciativa para sancionar hasta con 4 años de cárcel o hasta la inhabilitación a los servidores públicos que nieguen o retrasen el servicio o un trámite a un usuario por discriminación.

El diputado David Sánchez propone aumentar al Código Federal Penal el "Título Décimo Séptimo Bis", bajo el nombre "Delitos contra la Dignidad de las Personas", y tipificar como delito la discriminación por razones de edad, sexo, embarazo, raza, idioma, religión, ideología, orientación sexual, color de piel, condición social o económica, trabajo o profesión, discapacidad o estado de salud.

El perredista señala que existe un abuso de poder por parte de algunos servidores públicos, y sólo existe el mecanismo de queja ante la dependencia correspondiente, pero sin que éstas lleguen a la sanción o reparación del daño del usuario.

"Al que, siendo servidor público incurra en alguna de las conductas previstas en este capítulo o niegue o retarde a una persona un trámite o servicio al que tenga derecho, se le aumentará en una mitad la pena prevista en el artículo 281 Bis, y se le impondrá la destitución e inhabilitación para el desempeño de cualquier cargo, empleo o comisión públicos hasta por el mismo lapso de la privación de la libertad impuesta", señala la propuesta.

En artículo 281 bis, indica que las penas para quienes cometan el delito de discriminación será de uno a tres años de prisión, de 50 a 200 días de multa y de 25 a 100 días de trabajo en favor de la comunidad; para quienes asesinen por odio, la acción será definida como delito calificado.

La sanción también podría ser para los empresarios que por discriminación no proporcionan un trabajo o despiden personal.

"En nuestro País, la discriminación, alimentada por prejuicios, ignorancia y odios a los diferentes, ha ocasionado crímenes impunes, sobre los que se requiere tomar acciones que permitan el ejercicio del Estado de derecho, adecuando las normas a los requerimientos de la población", justifica.

En la última década, señala Sánchez, los homicidios por homofobia se han incrementado y se margina a niños, mujeres, homosexuales y discapacitados por su condición.

La iniciativa, que es analizada en la Comisión de Justicia, señala que a quienes cometan actos de violencia física o moral por razones de odio o de desprecio la pena será seis a ocho años de prisión.