“Por congruencia”, el PRD resucita debate

Comprometieron el apoyo mayoritario de la ALDF para aprobar la iniciativa de Ley de Sociedades de Convivencia

Por: Elia Baltazar
23/10/2006

Diputados locales de la Coalición Parlamentaria Socialdemócrata y del Partido de la Revolución Democrática comprometieron ayer el apoyo mayoritario de la Asamblea Legislativa del DF para aprobar la iniciativa de Ley de Sociedades de Convivencia, en tres semanas como máximo.

Ya sin elecciones por delante, la fracción parlamentaria del PRD aseguró su apoyo a esta iniciativa, que por segunda ocasión será discutida en el pleno de la ALDF, luego de que la mayoría perredista pospuso su aprobación en la pasada legislatura, al argumentar la necesidad de un debate en la sociedad.

Por aquella dilación, el coordinador de la fracción parlamentar del PRD en la asamblea, Víctor Hugo Círigo, ofreció una disculpa pública y aseguró el apoyo de su partido a esta iniciativa, "por congruencia y convicción" y para cumplir con una asignatura en los derechos de las minorías.

Aunque impulsada por organizaciones de la comunidad homosexual, la iniciativa no sólo beneficiará a ésta, pues la ley tutelará la convivencia entre personas que, sin parentesco y al margen de su preferencia sexual, decidan establecer un compromiso de vida en común.

Dada la oposición que enfrenta por parte de algunos sectores de la sociedad, que la consideran una unión legal entre personas del mismo sexo, los diputados Jorge Carlos Díaz Cuervo y Juan Bustos, de la Coalición Parlamentaria Socialdemócrata y del PRD, respectivamente, aclararon que las sociedades de convivencia no riñen con el matrimonio ni el concubinato, no desafían a las familias convencionales "ni pretenden socavar la moral de las personas".

Esta iniciativa reconoce y tutela los lazos de solidaridad fuera de la familia y cumple con un sector en la invisibilidad legal.

Si bien la iniciativa no cumple con expectativas de la comunidad homosexual que reclama derechos civiles plenos, inicia la discusión de derechos y fortalece políticas antidiscriminación.

Mario Arteaga, representante de la comunidad homosexual, reconoció que la iniciativa no avanza en el tema de derechos, pero otorga un marco de seguridad jurídica para la convivencia en materia de patrimonio, derechos sucesorios legítimos, deberes recíprocos en materia de alimentación y tutela legítima en caso de interdicción.