Necesaria mayor sensibilización social en torno al VIH/SIDA

Por: EL INFORMADOR / Redacción / Posted 25-10-2006

 

GUADALAJARA, JAL.- Uno de los principales problemas para controlar y disminuir la infección por VIH/SIDA es la falta de notificación oportuna y de sensibilización social sobre esta enfermedad. Por ello, es necesario que la población perciba el riesgo, se realice una prueba y solicite el servicio, aseguró Griselda Hernández Tepichín, directora técnica del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA (Censida), de la Secretaría de Salud.
 

Al dar una conferencia magistral sobre los Avances y Asignaturas Pendientes en la Lucha contra el VIH/SIDA en México, en el Instituto Nacional de Perinatología “Doctor Isidro Espinosa de los Reyes”, hizo hincapié en la necesidad de difundir que en México hay acceso universal y gratuito al tratamiento antirretroviral y servicios especializados disponibles, por lo que las personas pueden recibir la atención que requieren.
 

Dio a conocer que en la actualidad hay alrededor de 35 mil pacientes que tienen acceso a tratamiento antirretroviral altamente supresivo, que modifica el pronóstico de VIH y tienen hasta 15 años de sobrevida.
 

Detalló que el uso de antirretrovirales ha modificado el pronóstico de esta enfermedad convirtiéndola en un padecimiento crónico manejable; sin embargo, el éxito depende de la oportunidad del diagnóstico, del tratamiento y que el paciente realmente cumpla las especificaciones al respecto.

 

Dio a conocer que en la Secretaría de Salud el presupuesto para esta enfermedad se incrementó de forma significativa al pasar de poco más de 40 millones en 2000, a 843 millones en 2006, estos últimos provenientes del fideicomiso de Gastos Catastróficos, además 150 millones de los estados y otros mil millones de las instituciones de seguridad social.

 

Otros de los grandes retos en esta epidemia es la homofobia, debido a que se concentra en hombres que tienen sexo con hombres. Por ello, mientras no se combata el estigma y discriminación, estas personas, quienes son las de mayor riesgo, seguirán con miedo de ser identificadas porque sufren negación en el acceso a servicios, trabajo y escuela.