Revela abuso sexual

Por Ernestina Sodi

Narra Ernestina Sodi detalles sobre su secuestro. Cuatro años después de haber sido secuestrada, la hermana de Laura Zapata escribe que fue violada y que uno de sus secuestradores se enamoró de ella, en el libro ''Líbranos del Mal'', dedicado a su hermana Thalía, que sale mañana a la venta, bajo la editorial Aguilar, y el cual su autora vendrá a promover el 8 de noviembre. Gente! te presenta algunos extractos, en exclusiva

 

"Hoy tú vas a ser mía"

-Titi, ¿puedo pasar? - es Romeo, que está borracho-. Titi, quiero hacerte el amor.

Me paralizo. No puedo contestar nada. Se acerca y me da la toalla para cubrirme el rostro y salir de la colcha. De inmediato me incorporo, pero sólo puedo decir:

-Salte por favor. Salte del cuarto.

Él me toma del cuello, acercándome a su boca, y me dice:

-Hoy tú vas a ser mía, ¿oíste?

Mi llanto sale de una manera increíble; simplemente está ahí, justificando el momento, defendiendo mi integridad, gritando con todos mis sentimientos que no me haga eso, ¡que no me haga eso!

-Romeo, ¡por favor! ¡No me hagas esto, yo no quiero tener relaciones sexuales contigo! Esto sería una violación. Yo no quiero nada contigo. Ya tengo demasiado para que ahora me salgas con esto.

-Escucha- me dice tomándome del pelo con fuerza-. Toda la banda está sexualmente inquieta contigo, y tienes que decidir: con todos, o solamente conmigo. Si yo te hago mía nadie puede meterse contigo porque aquí tenemos normas y una de ellas es que nadie se mete con la hembra de otro. Tú decides.

Inmediatamente mi instinto de conservación me dice que tendré que soportarlo; no voy a soportar una violación multitudinaria. Tengo que serenarme y pensar en cómo salir sin peligro de lo que, ahora descubro, será inevitable.

Me hinco en la cama, lo abrazo llorando y le digo:

-Romeo, sólo te pido un favor, ponte un condón porque le tengo mucho miedo al sida, por amor de Dios, ¡no me dañes! Yo no te he hecho ningún daño. Si solamente quieren nuestro dinero, ¿por qué esto? Esto es maldad, no lo hagas.

-¿Un condón? Aquí no tengo ningún condón. Está bien, mañana te preparas porque voy a venir a hacerte mía. De todas maneras ya estoy cansado. Bueno, mi amor, mañana será nuestra luna de miel.

Se acerca y besa mis labios cerrados. Su saliva sabe salada.

Al día siguiente, Romeo llega a la habitación, decorada y preparada para una pobre mariposa que ya está sin alas; esa mariposa soy yo con mi zozobra, bajo la decisión de otro, tratando de sobrevivir en este estiércol espiritual.

-Bonita, hoy quiero hacerte feliz porque tú me has devuelto a la vida.

Se acerca. Su aliento huele a pastillas de menta y se ha puesto una loción que nunca voy a olvidar. Pero el olor de ese cuerpo es un tatuaje que llevo en mi olfato; si lo oliera nuevamente lo reconocería al instante... Llega silencioso, como los animales al cazar. Se acerca a mí en silencio, con ardor, con pena, con fuerza, con, con, con...

Me venda los ojos dejando afuera el cabello; no se por qué pero Romeo tiene una fijación con mi cabello: cada vez que lo toca saca un pequeño peine y lo peina; seguramente siente sosiego al hacerlo. Este enfermo mental actúa como si estuviera jugando con una muñeca Barbie. Es una extraña y perturbadora combinación de loco y niño. Me cepilla el cabello con lentitud con todo el tiempo que tiene, porque yo... bueno, mi tiempo se ha acabado. Después me recuesta en la cama y me dice: -Amor, quiero hacerte la mujer más mujer hoy. Hoy serás muy feliz, porque esa es mi responsabilidad. Te juro que llegarás a enamorarte de mí.

Mi cabeza se desquicia con esas palabras. ¿Cómo puede pensar este tipo que voy a sentir algo agradable hacia él? ¿No entiende que me está violando?

Yo soy un bulto a la disposición de no sé quién. Este hombre es todos los hombres; no tiene rostro, puede ser uno o cualquiera, qué sé yo. "Dios mío", digo silenciosamente, "¿esto quieres que viva?".

 

El primer golpe

Empiezo a oír pasos que entran y salen del cuarto y cosas que ponen y quitan en la pared. Me trato de mover y recibo el primer golpe en mi cautiverio. Veo estrellitas y siento adormecida la cara. Me han pegado en la sien con la cacha de una pistola con toda la fuerza que pudieron. Es tan fuerte el golpe que me doy media vuelta tambaleándome para no caerme. Después, me cubren con muchas cobijas y me pegan en todo el cuerpo. Parecen palos, armas, zapatos. Yo solamente aguanto, y mis lágrimas silenciosas se secan inmediatamente con los algodones que tengo en los ojos. Sin embargo, me quedo quieta, no hago ningún ruido, el ruido lo lleva mi alma. Medio inconsciente o adormecida por el dolor, siento que me levantan y me recargan en la pared. No existen palabras para describir lo que siento cuando me encañonan la cabeza y me golpean con un arma de fuego; bien sé que podría soltarse la bala en cualquier momento. "Dios mío, no dejes que este sea mi momento de muerte. Te lo pido Señor mío, te pido que este no sea el día de mi muerte".

De pronto, escucho el disparo de una cámara. Y entiendo lo que acaba de pasar. Quieren que mi familia vea una Ernestina golpeada, vejada y desesperada. Mi familia. Mi pobre familia.

 

Más involucrados

Hay reglas que no se pueden romper porque equivocarse les puede costar la vida, y no solamente la de ellos; saben perfectamente bien que, si algo sucede, sus jefes se irán contra sus familias sin dejar a ningún miembro vivo. Cada célula tiene una función, pero existe una gran cabeza a quien nadie conoce que tiene toda la fuerza de mando y decisión. Creo que ese hombre está absolutamente dentro de la policía o es funcionario público. Esto lo digo porque siempre repiten que ellos están protegidos por los buenos, y que si nosotras supiéramos quiénes de nuestros gobernantes están involucrados, nos asustaríamos.

 

'No la dejen ir, es mi hermana'

- Vamos a dejar ir a su amiga, ahora la ponemos en marcha y se va.

Mi hermana les contesta:

-¡No! por favor, no la dejen ir, ella no es mi amiga, es mi hermana.

Mi corazón se para en seco, cuando escucho estas palabras. Y pienso: "¿Cómo mi hermana no deja que me liberen?" Todo es tan confuso. "Ay, ay, Dios mío, apiádate de nosotras".

-¿A poco usted es hermana de Laurita y de la Bella?

-Sí, señor.

-¿Cuál es su apellido?

-Me llamo Ernestina Sodi Miranda.

-Tus apellidos son los mismos que los de la Bella.

-Sí, señor.

-Lotería, tenemos dos hermanas. ¡Por supuesto que Ernestina no se va!

Y es así que nos quedamos a vivir lo que tenemos que vivir.

 

Después de la tragedia

Esta es la trayectoria de las hermanas, tras haber sido puestas en libertad:

 

Laura Zapata

· En 2003 se lanzó como candidata a diputada federal del PAN, por el distrito 26 de la Delegación Magdalena Contreras.

· El 22 de noviembre de 2003 conforma la fundación Sociedad en Apoyo a Víctimas del Delito.

· Anuncia que planea lanzar un disco en un género que sería dirigido a las masas, muy del estilo de Paquita la del Barrio, bajo la producción de Joan Sebastian.

· El 20 de febrero de 2004 publicó 10 de los poemas escritos a lo largo de su vida y que formaron parte del libro 'Hasta Agotar la Existencia II', de la editorial Resistencia.

· En septiembre de 2004 se trasladó a Miami para incorporarse al elenco de la telenovela 'Soñar no Cuesta Nada', una producción de la empresa venezolana Venevisión.

· El 9 de septiembre de 2005 estrena la obra 'Cautivas', bajo el guión de Víctor Hugo Rascón Banda.

· En 2006 se une a actos de campaña del Presidente electo Felipe Calderón Hinojosa.

 

Ernestina Sodi

 · A 34 días de su liberación (diciembre de 2002) presenta su libro 'Los Pinos, Esta es su Casa'.

· En junio de 2004 decide salir del país e irse a Estados Unidos por amenazas de familiares de sus plagiarios.