Buscan a policías de Amecameca coludidos a banda

Se estima, excede los 200 miembros el número de la organización

Fernando Martínez
El Universal
Domingo 29 de octubre de 2006

AMECAMECA, Méx.- La cuna de su nacimiento es el barrio de El Rosario. Los Escorias es una banda juvenil con algunos años de haberse formado, en principio la intención era reunirse para ingerir bebidas, pero después han incurrido en conductas delictivas. Con los años ha crecido y cobrado fuerza. En la actualidad, el número de sus integrantes se estima sobrepasa los 200 miembros.

Para el alcalde de Amecameca, Juan Manuel Guerrero Gutiérrez en este grupo delincuencial participan desde un conductor de bicitaxi hasta algunos integrantes de la policía municipal, cuya depuración está en puerta.

En principio se han cambiado todos los mandos de esta corporación con gente nueva y preparada, además se han cambiado en los códigos de transmisión, nuevas claves, los elementos no saben cómo se van a realizar los operativos.

"El compromiso es que se pueda detectar a elementos de la propia policía que pudieran estar infiltrados en la banda para hacer su despido", manifestó.

Este grupo es herencia de la administración pasada, encabezada por Rosendo García Rodríguez, tiempo en que Los Escorias tuvieron su auge, comentó el actual presidente municipal que tomó el gobierno el 18 de agosto pasado.

La idea de que el número de la banda es espectacularmente grande, ha surgido cuando se han dado enfrentamiento de ese grupo con otros, o con células de la misma en la lucha por el poder. Además que se recibió la queja de la ciudadanía.

Aseguró que la actividad de esta banda juvenil ha disminuido a raíz de que se han prohibido las fiestas callejeras.

Para algunos pobladores y comerciantes, Los Escorias fueron un terror hace un año o dos. Unos se quejan de que los robaron en varias ocasiones.

 

Problema de salud

Guerrero Gutiérrez explicó que tiene informes del Centro Nacional para Controlar y Prevenir el VIH/Sida (Censida) sobre la detección de un caso seropositivo en Amecameca. Se trata de un joven que aceptó pertenecer a Los Escorias.

El muchacho confesó que dentro de ese grupo había intercambio sexual con las compañeras de la banda, lo cual hace suponer que podría haber unos 15 ó 20 casos más de gente infectada.

Aunque no se identifica como una banda dedicada a la violación, sí es una preocupación para el gobierno municipal.

 

Lesiones y robo

El Rosario es una de las zonas más peligrosas del centro de Amecameca, junto con todas las orillas del centro. El munícipe aseguró que existen al menos dos bandas más: Los Pokelocos y La 30-30, pero nadie sabe con exactitud cuántas y cuáles son.

El principal delito que se presenta en este municipio son las lesiones y el robo, resultado de los grupos juveniles, quienes principalmente se reúnen para consumir alcohol y drogas.