Ciudades del este encabezan el movimiento

La apertura sexual de China progresa a pasos agigantados

Lla Universidad Sun Yat-Sen acaba de aprobar la primera asociación estudiantil de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

29-Octubre-06

Shanghai y Cantón, líderes en el crecimiento económico chino, encabezan también la apertura sexual de una sociedad que avanza hacia la tolerancia de la homosexualidad y en la lucha contra la violencia de género, asuntos tradicionalmente rodeados de secreto.

Consagrada al político que acabó con el régimen imperial, la Universidad Sun Yat-Sen, situada en la provincia de Cantón, acaba de aprobar la primera asociación estudiantil de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

Tras un mes de deliberaciones, las autoridades académicas dieron su visto bueno al club “Happy Together”, lugar destinado a “fomentar una atmósfera de tolerancia, igualdad y respeto mutuo”, según afirmó su presidenta, Liao Mingzhu.

“Happy Together” se ha beneficiado del ambiente respetuoso de 89 por ciento de los jóvenes asiáticos que “aceptan o toleran la homosexualidad”.

Un socio del club, Ai Xiaoming, apuntó que “la homosexualidad nunca ha resultado extraña o chocante en Zhuhai” y “nadie se escandaliza si le dices que eres gay”, en este país.

La Universidad Sun Yat-Sen suscitó críticas en 2003 al permitir que sus estudiantes representaran la obra “Los monólogos de la vagina”, de la escritora y actriz estadunidense Eva Ensler, que escandalizaron por su forma de abordar el sexo sin tapujos.

Una vez aprobada por el Comité Permanente del Congreso Popular de Shanghai, la propuesta se convertirá en la primera ley en la historia de China que define el acoso sexual, hasta hoy mencionado pero no especificado por la legislación.

En 2005 un tribunal shanghainés escuchó el primer pleito por acoso sexual en la historia de la “Perla de Oriente”, después de que una mujer denunciara a un médico que supuestamente le tocó sus partes íntimas durante una revisión que no precisaba de tal acción.

La primera sentencia judicial eximió de culpa al galeno, pero la víctima recurrió al Tribunal Popular Intermedio de Shanghai, donde espera que la Justicia le dé la razón.

Su abogado, apuntó que “ayudará a dar una definición mucho más clara de lo que la ley entiende como acoso sexual”.

Pekín • Pedro Alberti/EFE

Manifestantes chinos festejan la aprobación estudiantil lésbico gay. Foto: Aly Song/Reuters