Busca vacuna retardar el VIH

 Por Patricia López / 30 de octubre de 2006

Cree Nobel que no habrá una definitiva. Advierte Rolf M. Zinkernagel que la protección contra el Sida no podrá ser total

Aún está lejos la concreción de una vacuna contra el VIH-Sida, consideró el Premio Nobel de Medicina 1996, Rolf M. Zinkernagel (Riehen, Suiza 1944).

"Pese a que existen muchos esfuerzos de investigación en el mundo para lograr una vacuna, es muy poco probable que ésta sea esterilizante del virus -es decir, capaz de reducir el nivel de infección- o que logre la eficiencia de vacunas desarrolladas en el siglo pasado contra el tétanos, la difteria o el sarampión", estimó el médico suizo.

Invitado a México por el Instituto Científico Pfizer, el inmunólogo que hace una década compartió el Nobel de Medicina con el australiano Peter C. Doherty por el descubrimiento de las "células blancas" que reconocen a los organismos invasores y los distinguen de las propias células del organismo, calificó al VIH-Sida como "especialmente complejo".

"Es un virus que, cuando creemos conocerlo, cambia, porque es mutante. Y además ataca al sistema inmunológico, cuya función es protegernos de agentes externos. De ahí su complejidad en el área inmunológica", detalló en conferencia de medios.

Basado en las evidencias experimentales de varios trabajos internacionales, Zinkernagel estimó que la nueva vacuna que surja de las investigaciones simultáneas que se realizan en varias naciones no logrará su objetivo de esterilizar contra el VIH ni protegerá contra la manifestación del Sida.

"Creo que las nuevas vacunas lograrán reducir la velocidad en la evolución de la enfermedad, y aplazarla hasta 30 años", estimó.

Agregó que el mecanismo de hacer lenta la expresión del Sida en los pacientes "podrá mejorar su calidad de vida y posponer los efectos dañinos".

Hace más de 30 años que Zinkernagel estudia los procesos fundamentales de la inmunología.

"La inmunología es el conocimiento de la inmunidad. Todavía no entendemos muchos detalles del mecanismo de defensa del organismo, pero hemos logrado entender algunos mecanismos inmunológicos y copiarlos para producir vacunas", reconoció.

Entre ellos destacó las investigaciones sobre la manera en que se incrementan los anticuerpos en la madre a través de la placenta para hacerlos llegar a los hijos, y el mecanismo de algunos virus para infectar al organismo.

"Algunos mecanismos son sencillos, y al copiarlos se han logrado vacunas muy eficientes. Pero hay muchas enfermedades infecciosas, como la tuberculosis y el paludismo, para las cuales no tenemos vacunas", señaló.

Las investigaciones de Zinkernagel y Doherty han sido fundamentales para conocer el proceso mediante el cual las células del sistema inmunológico reconocen los microorganismos invasores y son capaces de distinguirlos de las propias células del organismo.

Zinkernagel, quien dirige desde 1979 el Instituto de Inmunología Experimental de Zurich, consideró que, por ahora, la alternativa de los tratamientos está en los antirretrovirales.

"Pero no son lo ideal, dañan otras células del organismo, causan resistencia después de un tiempo de usarlos y cuestan mucho dinero", señaló.

Como estrategia viable, el Nobel recomendó continuar la investigación científica y aumentar la educación a todos los niveles.

"La prevención es de suma importancia, pero a menos de que se hagan enormes esfuerzos en todos los niveles (escuelas, hospitales, televisión) no tendrá éxito, pues en cuanto la frecuencia de la enfermedad baja un poco, la gente se confía", advirtió.

 

Conózcalo

 Nombre: Rolf M. Zinkernagel

 Lugar y fecha de nacimiento: Riehen, Suiza, 1944

 Profesión: Médico inmunólogo

 Distinción: Premio Nobel de Medicina 1996, junto con Peter C. Doherty

 Hallazgo: Descubrió las "células blancas", que forman parte del sistema inmunológico y las cuales reconocen, atacan y eliminan selectivamente a las células infectadas por algún virus y a las invasoras.

Aplicación: Su descubrimiento ayudó a crear mejores tratamientos contra enfermedades infecciosas y a crear vacunas más eficaces.

Trabajo actual: Desde 1979 dirige el Instituto de Inmunología Experimental de Zurich, Suiza.