* Los instan a no presionar a la ALDF e informarse sobre alcances de la iniciativa

Enfrentan diputados ataques de grupos por la ley de convivencia

* Rechazan que se atente contra la moral, las costumbres, las creencias religiosas o la familia * Podría ser el primer asunto que aborde el Consejo para Prevenir y Erradicar la Discriminación

Miércoles 1 de noviembre de 2006

RAUL LLANOS, ANGEL BOLAÑOS Y GABRIELA ROMERO

Diputados locales hicieron ayer un llamado a los grupos conservadores para que no presionen a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) sobre el tema de la ley de sociedades de convivencia, pues han estado enviando a los representantes populares críticas infundadas y ataques personales.

Leticia Quezada, presidenta de la Comisión de Equidad y Género de la Asamblea, una de las que habrán de dictaminar sobre esa iniciativa de ley, precisó: "en los últimos días ha habido en mi oficina un desfile de organizaciones religiosas y de padres de familia para pedirnos que no la aprobemos".

No sólo eso, dijo que también han saturado su correo electrónico con todo tipo de comentarios, "algunos diciéndome que me voy a ir al infierno si avalamos esa iniciativa".

Ante ello, expresó que hay grupos conservadores que "no conocen esa ley, creen que es sólo una ley para la comunidad lésbica gay, y no es así, es un ordenamiento que permitirá la convivencia de personas de un mismo sexo que no necesariamente sean de ese grupo de la sociedad capitalina, sino que incluso pueden ser dos personas de edad avanzada de sexo diferente".

Por ello, convocó a esas organizaciones a que se informen, que conozcan en todos sus términos el mencionado proyecto de ley y que se acerquen a los diputados locales para exponer sus argumentos jurídicos y no sólo ofensivos, y no se queden con esa visión equivocada.

Jorge Carlos Díaz Cuervo, coordinador de la coalición socialdemócrata, conformada por PT, Alternativa y Panal, y quien presentó la citada iniciativa, mencionó que ha quedado claro que con esa propuesta no se atenta contra la moral, las costumbres, las creencias religiosas, el matrimonio o la adopción, por lo que "nadie debe sentirse afectado".

Indicó que los primeros en exponer su oposición a la iniciativa de ley de sociedades de convivencia fue la Unión Nacional de Padres de Familia, cuya postura es respetable, y "ojalá tengamos una reunión con ellos para escuchar sus argumentos jurídicos y no sólo las apreciaciones morales".

En tanto, Juan Bustos, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, dijo que el llamado a los grupos conservadores es que "tengamos respeto por todos, pero fundamentalmente que entendamos a los grupos minoritarios y entendamos también que han sido agraviados en sus derechos durante muchos años".

Remarcó que no se daña a la figura del matrimonio ni la adopción, y que incluso se han recibido los análisis de magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal que coinciden en que no hay contradicción legal. "Por eso a esos grupos conservadores les rogamos comprensión".

El proyecto, en manos de consejo

En ese tenor, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Alejandro Encinas Rodríguez, indicó que la citada iniciativa podría ser la primera sobre la que emita una opinión el Consejo para Prevenir y Erradicar la Discriminación en el Distrito Federal, instalado apenas el lunes pasado y cuyos consejeros ya cuentan con una copia del proyecto.

Mencionó que además del consejo, otras instancias de la administración capitalina tendrían que incorporarse a la discusión de esta iniciativa de ley, como la Secretaría de Desarrollo Social, el Instituto de las Mujeres y el Registro Civil, dada la naturaleza de la iniciativa.

Sin embargo, dijo que se tendría que esperar primero a conocer en qué términos se aprueba el dictamen, "si es que se aprueba", aunque anticipó que habrá en la Asamblea Legislativa una discusión "muy interesante".

"Estamos esperando la discusión en la Asamblea, nosotros conoceremos el dictamen que emita la misma y daremos nuestro punto de vista, retomando un asunto fundamental, ayer (lunes) se instaló el Consejo para Prevenir y Erradicar la Discriminación (que él mismo preside como jefe de Gobierno), y tendrá que dar un punto de vista al respecto", señaló.

El acuerdo que crea el citado consejo, por mandato de la ley en la materia, y que se publicó por decreto del mismo Encinas Rodríguez en la Gaceta Oficial del Distrito Federal, establece como una de las atribuciones de dicha instancia, en su artículo sexto, realizar estudios sobre los ordenamientos jurídicos vigentes y proponer modificaciones que ajusten dicha normatividad a los preceptos del derecho a la no discriminación, así como emitir opinión ante la ALDF en relación con iniciativas de leyes o decretos en la materia.