Regaña CDHDF a dos hospitales

Por Leticia Fernández / 2 de noviembre de 2006

Emiten recomendación por falta de cuidados a mujeres embarazadas que terminaron muertas

La Comisión de Derechos Humanos del DF emitió ayer dos recomendaciones ante las deficiencias que existen en los servicios médicos que presta la Secretaría de Salud del Gobierno capitalino.

El fallecimiento de dos mujeres que dieron a luz en los hospitales materno infantil de Tláhuac y Cuautepec corroboraron la falta de personal médico capacitado, de insumos y técnicas de planeación para atender emergencias.

Blanca Esmeralda González y Sandra Carvajal Galindo perdieron la vida a pesar de presentar un embarazo normal, debido a que en los hospitales no contaban con un especialista en gineco-obstetricia y anestesiología. Además carecían de un banco de sangre.

"La falta de administración de los recursos humanos ha sido una de varias causas de la insuficiente capacidad de los centros hospitalarios para la provisión de los servicios de salud pública.

"En violación al derecho de protección a la salud de los pacientes y potencialmente de cualquier persona que acuda a solicitar sus servicios, lo que implicó el fallecimiento de (estas) mujeres", agrega la Recomendación 13/2006.

En consecuencia, la CDHDF propuso a la Secretaría de Salud que diseñe programas que prevean la ausencia de médicos generales, internistas y especialistas.

De esta manera, agrega, se garantizará que en los hospitales haya por lo menos un médico de cada rama y con los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para suplir las ausencias.

Elabore un directorio de médicos que tengan la función de emergentes cuando en algún nosocomio no exista el personal capacitado, o bien, celebre convenios con hospitales federales y privados para aumentar la red de especialistas.

El abastecimiento de sangre tendrá que ser una prioridad, por lo que la SS-DF debería destinar unidades de transportación terrestre e incluso aérea para atender las urgencias.

La negligencia que denunciaron ante la CDHDF también implicó a un recluso, a quien le informaron que era portador del VIH SIDA cuando solicitó tener visita conyugal en el Reclusorio Preventivo Sur.

Vidal López Morales fue ingresado a la Penitenciaría de Santa Martha donde, por un año, convivió con otros internos enfermos y al mismo tiempo se alejó de su familia.

No conforme con el diagnóstico, solicitó que le practicaran otros exámenes, los cuales confirmaron que era errónea la evaluación.

De esta manera, la Comisión emitió en la Recomendación 12/2006 que la Secretaría de Salud deberá ofrecer una disculpa pública al recluso.

 

Recomiendan

 Derechos Humanos del DF encontró las siguientes anomalías en los nosocomios:

 · Carecen de manual que precise las obligaciones del personal médico para la prevención y control del VIH-SIDA.

· Falta seguimiento constante (cada 6 meses máximo) en el tratamiento médico de estos pacientes.

· El personal requieren de capacitación y actualización.

· Los hospitales carecen de un banco de sangre.

· Los médicos resultan insuficientes ante la demanda de servicios.

· Requieren hacer convenios con hospitales federales o privados para resarcir las carencias