Usan ley de convivencia como venganza: Iglesia

Un grupo de abogados de la Arquidiócesis señaló que esta iniciativa destruirá a la familia

Por: Claudia Solera * 06/11/2006

La Arquidiócesis Primada de México rechazó rotundamente la iniciativa de ley sobre sociedades de convivencia que se discutirá el próximo jueves en la Asamblea Legislativa del DF, al considerar que destruirá a la familia.

Ayer, un grupo de litigantes de la Arquidiócesis encabezados por Armando Martínez Gómez, director del Colegio de Abogados Católicos, ofreció una conferencia de prensa para hacer pública su postura. De acuerdo con ellos, las sociedades de convivencia no tienen una justificación pública y es falso el argumento de que se trata de un reconocimiento social a la dignidad de las personas con preferencias sexuales diferentes.

"Es una venganza contra la Iglesia católica por los grupos más radicales de la izquierda que así sienten que alcanzan reivindicación y justicia, pero no se percatan de que con sus pretensiones egoístas y ciegas dañan a la familia y al mismo tejido social", expresaron.

Exigieron que antes de aprobar la iniciativa se abra un debate a la ciudadanía, porque consideran que no se ha estudiado a profundidad.

La Arquidiócesis acusó a los legisladores de las fracciones de los partidos de la Revolución Democrática, de Alternativa Socialdemócrata y del Trabajo de ejercer su mayoría sin tomar en cuenta el sentir de la sociedad.

Una de las principales preocupaciones de la Iglesia es que las llamadas sociedades de convivencia, se conviertan en realidad en un reconocimiento al matrimonio entre personas del mismo sexo, que la religión católica considera una situación anormal.

De acuerdo con la Iglesia, es falso que el no permitir que las personas con preferencias sexuales diferentes puedan casarse, sea discriminatorio, pues consideran que gozan de todos sus derechos humanos, garantizados por la Constitución.

"Los homosexuales pueden casarse con los mismos derechos y obligaciones que los heterosexuales. Que un homosexual se queje de discriminación porque no le dejan casarse con uno del mismo sexo, es como si un polígamo se queja de discriminación porque no lo dejan casarse con varias mujeres", argumentaron.

En el editorial del semanario Desde la Fe, la Iglesia católica hizo un llamado a todos su fieles para que no acepten la iniciativa de ley de convivencia, y para que la próxima vez que acudan a las urnas "apelen seriamente a su conciencia cristiana antes de emitir su voto por un partido que, en este caso en particular, no busca el bien de la sociedad, sino la destrucción del bien más preciado: la familia".

CDHDF: acto de equidad

En favor de la iniciativa de Ley de Sociedades de Convivencia se manifestó ayer el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal Emilio Álvarez Icaza, quien dijo que esta legislación no debe entenderse como una concesión hacia sectores minoritarios, "sino como un acto que honraría a una sociedad democrática que reconoce y valora su pluralidad, independientemente del estilo de vida de cada quien".

Para Álvarez esta legislación "nos acerca a la equidad social y a la igualdad jurídica" al combatir la discriminación contra quienes no entran en la tipología jurídica clásica, para que no vean disminuido el dominio sobre sus bienes.

Advirtió: "Siempre es muy delicado que las mayorías tutelen los derechos de las minorías, independientemente de la condición de éstas", por lo que consideró "inaceptable y lamentable que socialmente se estigmatice a quienes están divorciados, son padres o madres solteras, tachar a las familias postizas de imperfectas, rechazar a las parejas que no están casadas, compadecer a los hombres y sobre todo a las mujeres solteras, humillar a las parejas del mismo sexo y discriminar a las mujeres que no han sido madres".