Ortodoxos lanzarán maldición cabalística contra marcha gay

EFE / 7 de noviembre de 2006.- Una corte suprema rabínica de una comunidad ultra-ortodoxa judía lanzará una maldición cabalística contra las vidas de los organizadores de la 'Marcha Mundial del Orgullo Gay', prevista para el próximo viernes en Jerusalén.

La maldición también alcanzará a 'los policías que golpeen a judíos ultra-ortodoxos' que se manifiesten contra el desfile, que provoca malestar entre los observantes más radicales del judaísmo así como entre representantes del cristianismo y el islam en Tierra Santa.

'La corte rabínica ha mantenido una sesión especial y ha analizado lanzar una 'Pulsa Denura' (maldición cabalística) a aquellos que tomaron parte en la organización de la marcha', dijo el rabino Shamuel Papenheim, director del semanario 'Ha'eidah', de la comunidad ortodoxa 'Eida Haredit'.

En declaraciones a la radio del Ejército israelí, el rabino precisó que la maldición de muerte también podrá ser hecha 'contra los policías que golpeen a judíos ultra-ortodoxos'.

La maldición, conocida como 'Pulsa Denura', es un acto místico procedente de la Cábala, compendio del misticismo judío, para atraer a las fuerzas del mal sobre un enemigo, que se realiza durante una ceremonia con la que se supone se provocará la muerte de una persona en el plazo de un año.

Una maldición religiosa de este tipo fue lanzada en 1995 contra el entonces primer ministro, el laborista Isaac Rabin, quien fue asesinado por el extremista de derecha Yigal Amir tras un mitin por la paz en Tel Aviv.

Asimismo varios radicales judíos participaron en una 'Pulsa Denura' contra el ex primer ministro Ariel Sharón, por haber evacuado los 21 asentamientos judíos de Gaza y cuatro del norte de Cisjordania.

La diputada del partido pacifista Meretz, Zehava Gal-On calificó las declaraciones del rabino Papenheim de 'incitación a la muerte' y pidió a la Policía y a la Fiscalía General que investiguen a los responsables.

'Recomiendo tomar este asunto con la mayor seriedad y considerarlo como una ofensa criminal y no como ejercitar el derecho a la libertad de expresión', declaró la diputada.

En un intento de impedir que se produzcan altercados, la Policía israelí ha recomendado que el recorrido de la marcha se aleje de los barrios ultra-ortodoxos de la ciudad.

Durante los últimos días se han repetido en Jerusalén las manifestaciones de miembros de la comunidad judía ortodoxa y en algunos casos incluso han desembocado en enfrentamientos con la policía.

Los homosexuales han celebrado este tipo de acontecimientos en Jerusalén en cinco ocasiones desde 1999.

En uno de los desfiles anuales, un ortodoxo judío hirió con un arma blanca a tres participantes, lo que ha despertado los temores de los responsables policiales de no poder garantizar la seguridad de los participantes en el próximo desfile.

La del viernes será la primera 'Marcha Mundial del Orgullo Gay' que se celebra en Jerusalén, similar a la que se llevó a cabo en el año 2000 en Roma, bajo las protestas del Vaticano.