Niegan que sea una venganza contra la Iglesia

Raúl Llanos Samaniego / 7 de noviembre de 2006

Diputados locales rechazaron que la Ley de Sociedades de Convivencia para el Distrito Federal sea una "venganza" o ataque contra la Iglesia católica o bien dañe las figuras del matrimonio, adopción y la familia. Además, negaron que se trate de "grupos radicales de izquierda" los que la estén promoviendo ese proyecto de ley, sino que son legisladores que buscan dar certeza jurídica a las relaciones entre dos personas de un mismo sexo.

En respuesta a los señalamientos vertidos un día antes por los representantes del Colegio de Abogados Católicos, a nombre de la Arquidiócesis de México, los diputados locales comentaron que ha quedado claro en el dictamen de dicha ley que no se está entrando en el terreno de modificar las figuras ya contempladas en el Código Civil de esta ciudad, como es la familia, la adopción y el matrimonio.

Agustín Guerrero, secretario de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa del DF, expresó que la opinión de la Arquidiócesis "no tiene ningún fundamento". Incluso, comentó que desde las recientes campañas electorales, los candidatos del PRD plantearon a los capitalinos la aprobación de esa iniciativa, "y en aquel momento nadie, ni el Colegio de Abogados Católicos ni la Arquidiócesis ni la Unión Nacional de Padres de Familia cuestionaron ni dijeron nada. Lo único que ahora se hace es cumplir esos compromisos".

Entonces, dijo, "no hay ninguna venganza ni nada de eso, lo que sí vemos es una grave desinformación por parte de los integrantes de ese colegio

Jorge Carlos Díaz Cuervo, coordinador de la Coalición Socialdemócrata, quienes presentaron esa iniciativa, manifestó: "es un error que haya grupos de la sociedad que quieran seguir viendo en esa ley una afrenta al matrimonio, la familia o la adopción; tampoco atenta contra la religión o posturas morales", por lo que rechazó los comentarios de esa agrupación católica.

Mientras, Norberto Nazario Sánchez, integrante de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia, dejó en claro que "no se trata de ninguna venganza contra la Iglesia católica porque no habrá, por ejemplo, bodas entre personas de un mismo sexo".

Aprobaremos la ley ­añadió el diputado del PRD­ para efecto de proteger los derechos patrimoniales y sucesorios. Ellos lo ven desde su punto de vista muy puritano, por eso creen que es venganza, pero si analizaran bien el asunto con base en la técnica jurídica verían que no afectamos nada".