Se eliminó un artículo transitorio

Varias modificaciones a norma por aprobar

La tercera versión de dictamen de la Ley de Sociedades en Convivencia, que se prevé sea votada en el pleno el próximo jueves, contiene varias modificaciones, entre ellas que será un requisito opcional señalar la manera en que se regularán las relaciones patrimoniales.

7-Noviembre-06

La tercera versión de dictamen de la Ley de Sociedades en Convivencia, que se prevé sea votada en el pleno el próximo jueves, contiene varias modificaciones, entre ellas que será un requisito opcional señalar la manera en que se regularán las relaciones patrimoniales, lo cual no podrá ser motivo para que se niegue el registro de dicha sociedad.

En este dictamen —que consta de 25 artículos y se eliminó un transitorio, quedando en tres de este tipo— también se modificó el artículo 9 para eliminar la necesidad de que tenga que notificar su cambio de domicilio, pues aunque este trámite se llevará a cabo ante la Dirección General Jurídica y de Gobierno en cada delegación, este registro será concentrado en una instancia central.

Se eliminó también del artículo 10 la necesidad de que el Registro Público de la Propiedad y del Comercio tenga copia de los registros de las sociedades en convivencia para evitar que interprete que este tipo de uniones son de carácter mercantil o civil.

A este artículo se le adicionó que los “servidores públicos encargados del registro, ratificación, modificación y adición de la Sociedad de Convivencia, serán responsables y se les sancionará conforme a las leyes aplicables cuando nieguen injustificadamente los mismos”.

También propusieron modificar uno de los transitorios que establece que esta ley entraría en vigor hasta que el jefe de Gobierno haga los cambios correspondientes, buscando que en su caso esta norma sea aplicable después de 120 días hábiles concedidos al mandatario capitalino y a las delegaciones para que hagan las adecuaciones.

Dentro de los considerandos se establece que el objetivo es “atender las realidades sociales y lograr que las leyes integren las diferentes formas de convivencia vía el reconocimiento de una institución autónoma que permita ejercer derechos elementales mínimos, en la que tengan cabida las parejas del mismo o distinto sexo, y que no están en la estructura del matrimonio”.

México/Valeria Berumen