Buscan proteger a parejas que viven en unión libre

Pretenden regular su convivencia para que adquieran derechos y obligaciones; proponen reformar 10 artículos del Código Civil del estado de Coahuila

Hilda Fernández Valverde
El Universal
Miércoles 08 de noviembre de 2006

SALTILLO, Coah.- "Nada tiene que ver con el matrimonio (entre personas del mismo sexo) la iniciativa para introducir en el Código Civil de Coahuila una figura novedosa a nivel nacional: el Pacto Civil de Solidaridad, cuyo propósito es proteger legalmente a las parejas que viven en unión libre y que quedan desamparadas cuando se separan o fallece uno de ellos", afirmó la diputada priísta Julieta López Fuentes.

La coordinadora de la Comisión de Equidad y Género del Congreso local explicó que el proyecto, que tiene que ver con derechos humanos, libertades, garantías y no discriminación, propone reformar 10 artículos del Código Civil del estado.

El documento se turnará a la Comisión de Gobernación. El dictamen para su análisis, discusión y aprobación, en su caso, se deberá presentar a la plenaria antes de que concluya el segundo periodo ordinario de sesiones, el 31 de diciembre próximo.

López Fuentes mencionó que se tomó como modelo la Ley Francesa número 99-944, de fecha 15 de noviembre de 1999, que a su vez fue adoptada por el Código Civil Chileno. También contiene algunos puntos de la iniciativa que actualmente discute la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, pero nada que ver con las bodas, dijo.

Con esta iniciativa, lo único que se pretende es otorgar garantías a las minorías, a parejas de heterosexuales y homosexuales que tienen una vida en común, en una relación distinta a la del casamiento, precisó.

Esto significa, apuntó, que se regularía su convivencia para que adquieran derechos y obligaciones, tendrán acceso a seguridad social, a compartir su patrimonio, a heredar bienes o deudas y a tomar decisiones en caso de algún accidente.

Plantea también otorgar compensación económica al otro si deciden separarse y garantizar la manutención de los hijos si los hay. Incluye un apartado denominado "Comunidad", que sienta las bases de cómo administrar los bienes en este tipo de contratos entre personas de un mismo sexo o parejas que viven en unión libre y concubinato.

Aclaró que esto nada tiene que ver con lo moral, pues se busca que tengan mejores niveles de bienestar y no vivan en la incertidumbre.

Respeto al matrimonio

Al expresar todo su respeto a las preferencias sexuales de los individuos, aclaró: "Yo no estoy de acuerdo con las uniones entre personas del mismo sexo, ni ahora ni después, tenemos que cuidar la figura del matrimonio, la debemos respetar; y no va hacia allá, es otra cosa".

Consideró además que "en Coahuila estamos frente a la posibilidad de instituir una figura legal situada entre el concubinato, figura no regulada por nuestro Código Civil y, por ende, carente de toda seguridad o beneficio legal, y el matrimonio, en la que las partes contratantes adquieren una calidad similar, no igual, a la de una persona casada".

Sostuvo que el trabajo legislativo que hace tiene su base en la igualdad, en la equidad, en la no discriminación, en la inclusión, pero tiene que dejar de ser un discurso para poder llevarlo a los hechos.

La legisladora priísta mencionó que en caso de aprobarse, en su momento, para que dicha reforma sea válida, se deberá promover ante el Congreso de la Unión la adecuación de disposiciones de orden federal en materia laboral y de previsión social, específicamente.