Los blanquiazules aún no deciden si presentarán una controversia constitucional si la iniciativa es aprobada

Hace el PAN un último esfuerzo para frenar las uniones gay

Discute Acción Nacional sus argumentos para votar contra la ley. En tanto, el PRD continúa los cabildeos para amarrar apoyos.

8-Noviembre-06

El tema de la Ley de Sociedades en Convivencia acaparó la atención de los diputados locales durante la sesión de ayer en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Por un lado, la diputada local panista Paula Soto continúo con su discusión al interior de su partido acerca de cuál será la postura que llevarán mañana al pleno además de su voto en contra, mientras la fracción socialdemócrata y los perredistas continuaban con los cabildeos y “amarrando” el apoyo a esta ley.

El escenario es que la ley sea aprobada, ya que cuenta con el apoyo “unánime” del Partido de la Revolución Democrática, de la fracción socialdemócrata, de los cuatro legisladores priistas y de dos del Panal.

En tanto, el Partido Acción Nacional discute si en el debate de mañana no sólo presentará sus argumentos jurídicos para votar en contra, sino también su propuesta de reformar el Código Civil, lo cual desde su punto de vista sí solucionaría la problemática.

Además, aseguró Paula Soto, el PAN aún no decide si presentará la controversia constitucional, en caso de que esta ley sea aprobada, o cuál será su actuación posterior.

Según Soto, en la reunión que tuvieron con organizaciones de la comunidad lésbico-gay el pasado lunes, les plantearon que dicho dictamen tenía muchas inconsistencias, pero que no obstante lo apoyaban porque esto significaba un “pequeño pasito” en su lucha.

En el caso de los diputados del PVEM, quienes también votaron contra el dictamen durante la sesión de las comisiones de Equidad y Género y Derechos Humanos, se prevé, según fuentes del PAN, que se abstengan o salgan de la sesión del jueves, con la intención de que todo el “costo político” del voto en contra lo asuma Acción Nacional.

En el caso del PRD, el coordinador parlamentario Víctor Hugo Círigo, confirmó que irán en unanimidad a la aprobación de la Ley de Sociedades en Convivencia, y que durante estos días sostendrán varias reuniones para preparar argumentos de defensa que plantearán en el pleno.

Durante la reunión de comisiones unidas del pasado lunes, los panistas expusieron que dicho dictamen por lo menos contenía 60 inconsistencias de tipo jurídico. Entre las más importantes destacaron varias contradicciones con el Código Civil del Distrito Federal, lo cual, aseguraron, provocaría que esta ley fuera inaplicable.

Diputados del PAS propusieron a los panistas que convirtieran este análisis jurídico en una propuesta de reforma al código civil la cual ellos apoyarían con el fin de que esta ley tuviera más facilidades en su aplicación.


Largo proceso
De aprobarse esta ley en el pleno el próximo jueves sería casi nueve años después de que comenzó a gestarse al interior de las organizaciones lésbico-gay.

Algunos integrantes de este tipo de organizaciones dicen estar conscientes de que la ley tiene varias inconsistencias jurídicas pero la ven con buenos ojos porque aseguran que es un primer paso positivo en la defensa de sus derechos humanos.

México. Valeria Berumen