El festejo no se hizo esperar

Todo fue júbilo y besos

A las cuatro de la tarde el terreno fue absolutamente de la diversidad sexual

10-Noviembre-06

Atrás quedaron los mitos de las uniones entre homosexuales. El colectivo de la diversidad sexual en la Ciudad de México reivindicó su lucha tras vencer dentro y fuera de la ALDF al PAN, a los grupos conservadores y a los eclesiásticos que se oponían a la Ley de Sociedades en Convivencia.

El triunfo lo hacía suyo el PRD, hasta que la primera impulsora de la legislación, Enoé Uranga, en medio del festejo, recordó que la conquista de sus derechos no se lo debían a los perredistas.

“No podemos olvidar que durante cinco años Andrés Manuel López Obrador impidió que se aprobara la sociedad en convivencia”. Minutos después, reconoció la labor de la izquierda. Voló el confeti, continuó la fiesta.

7:45 horas. Grupos en favor y contra los homosexuales luchaban por plantarse justo en la puerta de la Asamblea. De insultos a jalo-neos y después los golpes. La fuerza pública intervino.

La policía capitalina formó una valla para los legisladores. Los manifestantes quedaron divididos. Donceles para los homosexuales, Allende para los conservadores. Los primeros, con banderas del arcoiris; los otros, vestidos de blanco.

Se olvidaron las actividades lúdicas y los pronunciamientos. La lucha verbal no dejó espacio para el debate: “¡Familias unidas jamás serán vencidas!”, ¡Discriminación no, convivencia sí!”, “¡Somos mayoría!”, “¡Fascistas!”.

Después de dos horas de alabanzas al Señor, música alternativa y porras, se escuchó el audio de la sesión.

Entraba el mediodía. En el recinto se votaba la moción suspensiva, afuera el silencio.

12:45 horas. El resultado de la votación dio un revés para los evangélicos. Su alegría terminó, poco a poco se marchaban no sólo los de afuera, también los invitados especiales. Fueron derrotados.

La espera fue larga. A las cuatro de la tarde, el terreno era de la diversidad sexual, esparcidos por las dos calles, unos mostraban cansancio, otros se besaban ante la prensa.

“Ya están votando”, anunció uno de ellos, el ánimo subió y se reunieron a un lado de las bocinas.

El anunció de la aprobación prendió a la multitud. La música se volvió a escuchar, gritos y aplausos, “felicidades, ¡sí se pudo!”.

Preparativos

La Red Ciudadana por la Sociedad de Convivencia integra a 600 organizaciones en favor de los derechos de la diversidad sexual.

El PRD capitalino, Alternativa y la RCSC definieron un día antes las actividades lúdicas y los pronunciamientos políticos que harían a las afueras de la ALDF.

El acto comenzaría a las nueve de la mañana.

En una convocatoria por internet los grupos conservadores invitaron a jóvenes y personas en favor de la familia para que se manifestaran contra la Ley de Sociedades
en Convivencia.

México/Luis Velázquez y Francisco Iglesias