“Gracias a Dios esta iniciativa no pasará en otras entidades”

La Iglesia, en guerra contra uniones gay

El GDF cedió a presiones de la comunidad lésbico-gay, por ello la ALDF dio un albazo en esta iniciativa, acusa la arquidiócesis.

11-Noviembre-06

El Episcopado, el arzobispado, la arquidiócesis y todas las organizaciones católicas de México crearán un frente común para buscar alternativas legales que contrarresten la nueva Ley de Sociedades en Convivencia en el Distrito Federal, aseguró Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis Primada de México.

Altos jerarcas del catolicismo sostendrán reuniones la siguiente semana para determinar la postura de la Iglesia, frente a lo que consideraron un albazo de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal a los principios de la religión cristiana.

“La ALDF obedeció a los intereses de los grupos lésbico-gay por una deuda que tenían con ellos”, debido a que durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador esta iniciativa no se consumó.

El representante de la arquidiócesis afirmó que ante las constantes críticas de la comunidad homosexual de “traición de la izquierda” por parte de la dependencia local, ésta se dejó “apropiar, secuestrar, chantajear y violentar por un grupito”.

Ahora con la aprobación del estatuto, Valdemar Romero vaticinó que tras permitir las uniones gay, los asambleístas después permitirán que los homosexuales adopten niños; además aprobarán la ley de la eutanasia, el aborto y la legalización de la prostitución, para mostrar que en la capital no hay democracia ni respeto al pueblo.

Aunque esto pareciera una “prueba piloto”, semejante a países como España y Estados Unidos, el portavoz eclesiástico dijo que en el resto del país no pasará la legislación “gracias a Dios”, porque no hay mayoría en el Congreso que apoye la unión de personas del mismo sexo.

Valdemar Romero mencionó, en entrevista con MILENIO, que el Colegio Católico Mexicano de Abogados es el encargado de examinar el proceso jurídico para contravenir la ley aprobada hace dos días por la ALDF y será hasta el viernes próximo que en un comunicado emitido por la Conferencia del Episcopado Mexicano fijen su postura.

En el caso de no encontrar solución legal, nadie obedecerá una ley inmoral, increpó el portavoz.

El jerarca admitió que conocían el inminente fallo de ALDF y a pesar de que respetan las inclinaciones y preferencias sexuales de los hombres y mujeres su misión de pastores los hace oponerse tajantemente a actitudes que dañen al humano en su proyecto integral de vida.

Demanda social

Lejos del rechazo de organizaciones civiles y de partidos políticos, la Ley de Sociedades en Convivencia es un avance que demanda la sociedad actual y “un gran paso histórico”, manifestó el PRD capitalino.

Martí Batres, dirigente local perredista, aseguró que dicha ley no promueve una forma de pensar, sino que reconoce una nueva realidad. La actitud “discriminatoria” proviene del PAN.

“Toda la campaña de AN en 2006 fue de discriminatoria contra AMLO, contra la chusma, contra los nacos; y ahora es contra el movimiento gay", dijo.

La nueva ley, dijo, no afecta a ningún otro grupo de la sociedad ni modifica las costumbres, prácticas, religiosidad o la idea familiar que tengan muchos otros mexicanos, sino que reconoce una forma de convivencia que ya existe”.

México/Valeria Berumen