Truena la Iglesia contra Ombudsman

Por Leslie Gómez / 12 de noviembre de 2006

Piden la renuncia del titular de Derechos Humanos. La Arquidiócesis revira crítica de Álvarez Icaza sobre su postura ante Ley de Convivencia

La Iglesia católica solicitó al presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Emilio Álvarez Icaza, que renuncie a su cargo, toda vez que sus declaraciones van en contra de los derechos humanos de la mayoría.

Tras las declaraciones de la Iglesia católica en contra de la Ley de Sociedades de Convivencia, el ombudsman capitalino le exigió que mejor se preocupara por los curas pederastas.

"Ojalá que los desplegados que sacan lo hicieran para combatir los abusos sexuales al interior de su Iglesia, ojalá que pusieran un ejemplo de justicia y de respeto a los derechos humanos, ojalá hicieran eso: que sancionen a los pedófilos, que sancionen a los curas abusadores", afirmó Icaza, el miércoles pasado.

El Ombudsman capitalino acudió ese día a la Asamblea Legislativa para respaldar la aprobación de la Ley de Sociedades de Convivencia.

En respuesta, ayer el vocero de la Arquidiócesis, Hugo Valdemar, señaló que la Iglesia católica no tiene miedo a los homosexuales, sólo defiende a la sociedad de un "mayoriteo caprichoso y ruin" que no beneficia a la sociedad.

"Pues nos sorprendieron las declaraciones de este señor (Icaza) y le quiero decir que renuncie, porque no sabe ni lo que habla y eso no es defender los derechos humanos. Se nota que es ignorante de la situación, entonces mejor que renuncie a su cargo", dijo.

Según el sacerdote, las instituciones eclesiales tienen todo el derecho de opinar respecto a la nueva ley, así como de manifestar su desacuerdo con la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Valdemar Romero informó además que analizan la posibilidad de reunirse con abogados de otras organizaciones que rechazan la ley para acudir a Tribunales.

"Se va a analizar una estrategia legal. Queremos que sean los abogados los que nos digan qué se puede hacer y sin duda pues lo haremos, porque se trata de un grupo que busca pagar una deuda política y no pretende hacer un bien a la sociedad", señaló.

Criticó la postura de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, pues destacó que los derechos de muchos ciudadanos son vulnerados por esta ley, y el organismo no hace nada para detenerlo.

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó el jueves el dictamen de la Ley de Sociedades de Convivencia, que otorga derechos sucesorios, de pensión alimenticia y reconoce los derechos de las parejas del mismo sexo, así como de familias no convencionales.

 

 Así lo dijo

 "El señor Icaza habla sin saber, porque nosotros tenemos derecho a criticar esta ley (de Sociedades de Convivencia) que además ya lo demostramos con abogados es jurídicamente inviable".

Hugo Valdemar,

vocero de la Arquidiócesis.