La Iglesia, candil de la calle, reviran a la Arquidiócesis

RAUL LLANOS , KARINA AVILES / 14 de noviembre de 2006

Diputados locales reaccionaron ayer a los señalamientos que hiciera la Arquidiócesis de México de que son "pecadores" por haber aprobado la Ley de Sociedades de Convivencia, y reviraron que la jerarquía católica debería estar más preocupada por combatir a sus curas pederastas y abusadores de menores, que en ver cómo frena una ley para garantizar los derechos de un sector de la sociedad.

Arturo Santana, vicepresidente de la Comisión de Administración Pública Local, afirmó que la Iglesia católica calló cuando Vicente Fox y Martha Sahagún estaban viviendo una relación similar a la de las sociedades de conviviencia, "es más, hasta la aplaudió, y ahora que hay una ley para los mortales de esta capital, la critican; deberían preocuparse más por desterrar a sus pederastas", demandó.

Norberto Nazario Sánchez, diputado del PRD, afirmó que al calificarlos de "pecadores", la arquidiócesis no hace sino manifestar su mentalidad del Siglo XVII o XVIII. "Si estuviéramos en esa época y aprobáramos la Ley de Sociedades de Convivencia, éstos de seguro ya nos hubieran echado a la hoguera. Afortunadamente estamos en el Siglo XXI, en el que la Iglesia debe someterse a lo que es un Estado laico.

Además le pidió no ser "candil de la calle y oscuridad de su casa", pues quieren ver los pecadores fuera y a los que tienen en su seno les perdonan todo.

Para el también perredista Cristóbal Ramírez, los jerarcas de la Iglesia católica "nos ha pedido que vayamos por el camino del bien, y así lo hemos hecho, pues hicimos justicia a las minorías".

A su vez, Daniel Ordóñez, presidente de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia, aseguró que "los jerarcas católicos siguen comportándose como desde el principio de la administración foxista: violando la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, al entrometerse en todos los asuntos políticos, queriendo tomar partido, y eso es una irresponsabilidad. Además muestran una actitud irrespetuosa hacia las minorías, y eso no es correcto".

En este contexto, la Unión Nacional de Padres de Familia amagó con iniciar una cruzada en la que, según la organización, participarán las iglesias, los organismos empresariales y asociaciones de escuelas, para "no votar por el PRD" en las elecciones federales, porque ese partido, dijo, "legalizó lo antinatural y aberrante".