A discusión, Ley de Convivencia

Michoacán, Chihuahua y Baja California ya plantean en sus congresos la posibilidad de aprobarla

Por: Redacción Excélsior * 14/11/2006 / Por Miguel García Tinoco, Álvaro Ramos y Paul J. Ulloa/ corresponsales

MORELIA, Mich.- Diputados locales del PRD ya promueven la Ley de Sociedades de Convivencia en la entidad, lo que ha causado molestia entre otros legisladores, principalmente los panistas, que dijeron de entrada “no” a una posible aprobación de la iniciativa.


En tanto, Reginaldo Sandoval diputado único del PT, consideró el hecho como positivo, toda vez que para él, grupos minoritarios como los homosexuales se encuentran en un estado de indefensión jurídica.
 

Sin embargo, para la panista Ana Lucía Medina Galindo hay otros temas fundamentales en la agenda como la seguridad pública, el apoyo a menores en situación extrema y la violencia intrafamiliar, por lo que convocó a sus compañeros a no aprobar una ley por ser un tema que está de “moda”.
 

“Lo que me pudiera preocupar es que fuera un asunto como de moda. Muchas veces estos temas se abordan por presiones de grupos y porque se toman modelos como el del Distrito Federal, y se hace como una moda a favor de los grupos minoritarios”, mencionó.
 

Por su parte, la diputada perredista Citlalli Fernández González, explicó que este proyecto no es equiparable al matrimonio ni busca el derecho de adopción, y anotó que es una iniciativa complementaria e incluyente, ya que busca dar protección jurídica a todas las formas de convivencia no contempladas en el matrimonio o concubinato.
 

Mientras, en Chihuahua, el gobernador José Reyes Baeza dijo que por ser un tema complejo que no puede ser llevado a la tribuna del Congreso local como una propuesta más, pues la aprobación de una ley como la que votó la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, debe pasar primero por una consulta entre los diferentes sectores sociales.
 

Al ser cuestionado sobre el tema, el mandatario aseguró que la consulta con representación de todos los sectores será la mejor vía para iniciar un debate legislativo sobre una ley que dé reconocimiento jurídico a las uniones de personas del mismo sexo que compartan ciertos bienes, o bien a parejas heterosexuales que vivan juntas, pero cuya unión no tenga reconocimiento legal y que les permita legar bienes, administrarlos o educar y mantener a los hijos de alguno de los miembros de la misma, en caso de su muerte.
 

Tanto el PRI como el PRD en la entidad mostraron su acuerdo para iniciar el debate sobre la posibilidad de promulgar una Ley de Convivencia en la entidad.
 

En Baja California, la misma ley ha generado opiniones encontradas en diversos sectores de la sociedad.
 

La juez mixta del Tribunal Superior de Justicia del estado, Verónica Guerrero, quien es abiertamente una militante cristiana, se pronunció a favor de la Ley de Convivencia, provocando con ello el malestar de su comunidad religiosa.
 

“Estoy a favor de la ley, porque lo he vivido en carne propia con un hermano homosexual, quien ha sido duramente marginado por la sociedad”, expresó la juez, y precisó que de legalizarse el matrimonio entre homosexuales o lesbianas, este grupo de la sociedad podría tener derecho de adoptar un niño.
 

Por su parte, el dirigente estatal del PRD, Jesús Druk González, precisó que debería ser la ciudadanía sudcaliforniana y no los legisladores locales, quien determine si se aprueba o no dicha ley.