Para Sanz su 'tren', ¡y las enloquece!

Por Juan Carlos García / 15 de noviembre de 2006

Recorre el cantautor el DF a bordo de un Turibús. Firma el español autógrafos para promover su más reciente álbum

Ni el tráfico ni el cansancio detuvieron a Alejandro Sanz a la hora de complacer a sus fans, quienes enloquecieron ante el entusiasmo que mostró el cantautor español durante el recorrido que realizó ayer a bordo de un Turibús, que lo llevó del Auditorio Nacional a Plaza Cuicuilco.

Primero dio alrededor de 200 autógrafos en la parte alta del vehículo, estacionado frente al foro de Paseo de la Reforma, y el cual fue transformado en un vagón, en alusión a su disco El Tren de los Momentos.

Después emprendió la marcha hacia el segundo punto de la firma, y a mitad del trayecto, las fans más osadas lograron que se detuviera para la foto y la firma del recuerdo.

"A mí me emociona mucho el contacto con mi gente así, que griten, que se emocionen, no tiene precio", expresó el intérprete de "A la Primera Persona", en exclusiva para GENTE!, en medio del viaje de casi una hora.

Antes de llegar a Mixcoac, en varias camionetas que hicieron caravana detrás del Turibús iban seguidoras del español, y luego de tanta insistencia y gritos, Alejandro salió del camerino montado en el interior para que le tomaran fotos y dar alguna firma.

Los pasajeros de los camiones urbanos no lo podían creer, y una de las chicas en un auto lloraba de la impresión.

Sanz recordó que desde hace más de 15 años no se subía a un autobús, o al Metro.

"La verdad es que con este trabajo te llevan y te traen, todo tienes programado. Yo utilizaba en Madrid, muchísimo, el Metro. Me parece que hacer un Turibús es muy interesante, pero nunca me había subido a uno, esta es mi primera vez", platicó el creador de "El Alma al Aire".

Alejandro Sánchez Pizarro, su nombre de pila, se montó en el "vagón" junto a gente de su disquera.

De camino, preguntó por los pasos a desnivel del segundo piso de Periférico, también vio San Ángel y se fue a descansar a su camerino, mientras pasaba por CU.

Entre el público que acudió a la firma ayer por la tarde, hubo muchas pancartas, una de ellas fue la de una joven que decía: "No acompleté para tu CD, pero verte me hace feliz", y otra de un chico que rezaba: "Alejandro: soy gay y te amo".

 

Adal Ramones lo acompaña

Aunque no tuvo tanta demanda entre los asistentes a la explanada del Auditorio como Sanz, Adal Ramones, se defendió, ya que por lo menos 50 de los asistentes llevaron su nuevo juego "Agarrón entre Parejas".

Ramones saludó efusivamente a fans, y aunque su fila no tuvo tantas seguidores como las del cantautor, sí hubo muchos que compraron el juego para que se los firmara.

Sanz le explicó que no podía regalar una de las pulseras que llevaba en la mano izquierda, aunque se lo pidieran las fans, porque se la obsequió Jaydy Michel.

"Es de mi mujer, bueno, de mi ex mujer", le dijo en tono de broma a Ramones.

 

Viaja con ritmo

 El cantautor recorrió del Auditorio a Plaza Cuicuilco, en el Turibús.

 · Sanz se dejó querer por sus seguidores; Adal Ramones le hizo segunda durante la firma.

· El vehículo fue decorado con pósters de su disco.

· Firmó sin pena, en donde las fans lo solicitaron.