Obispos aconsejan aceptar a los ´gays´

Dicen que tener esa inclinación no es pecado; la Iglesia católica, recordaron los obispos, enseña que "los actos homosexuales son inmorales, pero hay una distinción entre el acto homosexual y la orientación homosexual"

 

El Universal
Miércoles 15 de noviembre de 2006

 

WASHINGTON/ROMA (EFE/DPA).- La Conferencia de Obispos católicos de Estados Unidos aprobó ayer normas pastorales para los católicos homosexuales en las que se recomienda aceptar a las personas con esa "inclinación" con "respeto, compasión y sensibilidad".

El documento fue aprobado con 194 votos a favor, 37 en contra y una abstención en una conferencia de los prelados en Baltimore (Maryland).

La Iglesia católica, recordaron los obispos, enseña que "los actos homosexuales son inmorales, pero hay una distinción entre el acto homosexual y la orientación homosexual".

"Mientras lo primero es siempre pecaminoso, lo segundo no lo es", agregó el documento.

Las personas con tal inclinación sexual "deben ser aceptadas con respeto, compasión y sensibilidad", señalan las normas episcopales.

La conferencia indicó que el apoyo y liderazgo de los obispos es "esencial para el éxito de este ministerio. Esto es particularmente importante porque no son pocas las personas con inclinación homosexual que se sienten rechazadas".

Las normas aprobadas indican que "es crucialmente importante comprender que cuando se dice que una persona tiene una inclinación particular que es desordenada, no se dice que la persona como un todo es desordenada. Tampoco significa que ha sido rechazada por Dios o la Iglesia".

"Actualmente no hay un consenso científico sobre la causa de la inclinación homosexual", afirmó el documento. "No hay un consenso sobre terapia. Algunas personas han encontrado que la terapia ayuda. Sin embargo, no hay una obligación moral de intentarla".

´Cumbre´ sobre el celibato

Un año y medio después de que fuera elegido, el papa Benedicto XVI convocó de forma sorpresiva a jerarcas de la Iglesia a un encuentro cumbre en el Vaticano para analizar la cuestión del celibato de los sacerdotes católicos.

En la "cumbre" de la curia, que se celebra este jueves, se evaluará entre otros el caso del arzobispo excomulgado Emmanuel Milingo, de 76 años, quien hace poco nombró obispos en Estados Unidos a hombres casados.

Según anunció ayer el Vaticano, se hablará acerca de "los pedidos de liberación del deber del celibato", así como del deseo de que se readmita en el sacerdocio a "sacerdotes que se han casado en los últimos años".

Los comentaristas de Roma señalaron que la reunión es un "rayo de esperanza" para los sacerdotes que se han casado y que con ello perdieron automáticamente su puesto y son considerados por la Iglesia como graves pecadores.