La "inclinación" homosexual no es pecado: Iglesia católica de EU

Afp / 15 de noviembre de 2006

Baltimore, EU, 14 de noviembre. La Iglesia católica estadunidense tendió la mano a los fieles homosexuales, aunque reiteró su opinión de que la adopción de niños por parejas homosexuales es inmoral.

La conferencia de obispos estadunidenses, que reúne a 295 prelados en Baltimore (Maryland, norte), examinó hoy una guía "pastoral" sobre la manera de acoger a los fieles homosexuales en el seno de la Iglesia católica.

En el texto, dirigido a los sacerdotes ­cuya redacción comenzó hace cuatro años y para el cual los obispos sopesaban aún cada palabra en su asamblea en Baltimore­, se destaca que "la inclinación homosexual", término preferido a "orientación", "no es en sí misma un pecado".

"Poseer simplemente esas inclinaciones no constituye un pecado. Pero actuar según estas inclinaciones es siempre incorrecto", añade el texto, que no impone de todas formas "la obligación moral de buscar una terapia".

"Este documento es un mensaje de acogida que insiste en la compasión", dijo a Afp Monseñor Arthur Serratelli, obispo de Paterson (Nueva Jersey), que preside el comité de la doctrina.

Esta guía de la Iglesia católica estadunidense es difundida cuando el matrimonio homosexual está en pleno debate en Estados Unidos, donde Massachusetts es hasta ahora el único que lo permite.

Así como los sacerdotes no pueden bendecir uniones homosexuales ni respaldar "uniones civiles que tienen la apariencia de un matrimonio", deben condenar la adopción de niños por parejas del mismo sexo, "dado que las uniones homosexuales son contrarias al plan divino".

El bautismo de estos niños "plantea un problema", reconoce la guía, pero los obispos estadunidenses no niegan este sacramento a estos niños si hay "buena esperanza de que sean educados en la religión católica".

Consultados en conferencia de prensa sobre si los homosexuales pueden recibir la comunión, los obispos respondieron que la ley moral se aplicaba a todos. "La actividad sexual fuera del matrimonio es un gran pecado", resumió Monseñor Serratelli.

Los obispos reiteraron las reglas según las cuales un fiel puede recibir la comunión.

En el texto de "preparación para recibir la comunión" se enlistan los "pensamientos o acciones que son graves violaciones a la ley de Dios". Allí se cita el aborto o faltar a la misa del domingo sin "motivo serio".

En 2004, durante la campaña presidencial, obispos católicos habían indicado que rechazarían dar la eucaristía al candidato católico demócrata John Kerry porque apoyaba el aborto.

Los prelados aprobaron además el financiamiento (de 335 mil dólares) de un estudio sociológico universitario sobre las causas de abusos sexuales de niños por parte de clérigos. Por ahora excluyen divulgar los nombres de los sacerdotes sospechosos de abusos.