Robert Huber dijo estar impresionado con las investigaciones de la isla en la materia

Nobel alemán propone a Cuba estudiar juntos males antinmunes

Vacuna cubana contra el dengue, en fase de experimentación en monos, exponen en el contexto del Congreso Biotecnología Habana, en el que participan expertos de más de 40 países

AFP , DPA

La Habana, 14 de noviembre. Cuba inauguró el lunes el Congreso Internacional Biotecnología Habana 2006, foro en el que la isla mostrará ante expertos de más de 40 países los avances logrados en campos como la lucha contra el cáncer, la hepatitis B y C, el sida o el dengue, entre otros.

Ante la presencia de expertos como el Premio Nobel de Química 1988, el alemán Robert Huber, declarado presidente de honor del congreso, el encuentro fue inaugurado con una conferencia magistral sobre los resultados de la biotecnología cubana.

El presidente del comité organizador, Luis Herrera, expuso nuevos proyectos de vacunas terapéuticas realizados en la isla, sobre todo alternativas antitumorales.

Especial atención se pondrá en la vacuna pentavalente, Heberpenta, de fabricación cubana, para la población infantil, incluida en el Programa Nacional de Inmunización y que se encuentra en fase de registro internacional.

El vicepresidente del comité organizador, Gerardo Guillén, indicó que durante el congreso, que concluirá el jueves, también se presentarán los resultados de los estudios para una vacuna de dengue y otra de meningitis.

Presidente de honor

El Nobel Robert Huber manifestó su interés de mantener "interacciones" con Cuba para el estudio de moléculas y proteínas relacionadas con las enfermedades autoimunes.

"No quiero dejar de enfatizar que estoy muy impresionado por el trabajo que se ha hecho en Cuba y específicamente en los centros de Ingeniería Genética y Biotecnología y en el de Inmunología Molecular en el estudio de moléculas y proteínas relacionadas con las enfermedades autoinmunes", dijo Huber, en conferencia de prensa.

El científico, de 69 años, que obtuvo el Nobel por haber determinado la estructura de un centro de reacción fotosintética, precisó: "Como estas investigaciones tienen gran solidez, me han hecho valorar y desear establecer interacciones tanto del punto de vista de negocios como del punto de vista de investigación para el desarrollo conjunto de nuevos fármacos dirigidos a enfermedades autoinmunes".

Indicó que cualquier enfermedad autoinmune puede ser buena candidata para esas investigaciones. "Existen muchas como la artritis, el reuma, el lupus eritromatoso, enfermedades que se generan por trastornos de nuestro propio cuerpo".

"Son nuestras propias moléculas las que agreden a nuestro organismo y generan daño y esas enfermedades pueden ser evitadas si se conocen los mecanismos moleculares de inflamación", agregó.

Otro Nobel de Química invitado, el estadunidense John B. Feen, de 89 años, no llegó a La Habana como estaba previsto debido a que el permiso otorgado por las autoridades de su país sería efectivo en 60 días, dijeron miembros del comité organizador.

Científicos cubanos informaron este martes que trabajan intensamente en un proyecto de vacuna contra el dengue, así como en el desarrollo de antivirales inhibidores del virus de esa enfermedad, endémica en casi toda América Latina y el sudeste asiático.

"Todavía estamos en estudios preclínicos, avanzados, porque ya estamos (...) haciendo experimentos en monos", dijo a la prensa el director de Investigaciones Biomédicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba, Gerardo Guillén.

"Hasta que no tengamos el resultado de esos experimentos, no vamos a poder prever con más precisión cuándo podríamos tener un producto para aplicaciones humanas", indicó.

Contra cuatro virus

Interrogado en el ámbito del congreso, Guillén agregó que la vacuna en la cual trabajan "está dirigida contra los cuatro virus del dengue.

"Nosotros tenemos construcciones recombinantes de los cuatro antígenos del virus del dengue", aseguró.

"Si lográramos lo que esperamos en las etapas preclínicas, quedarían al menos tres años de investigaciones clínicas en humanos para tener un producto exitoso", señaló el científico, que estimó como "razonable" un lapso de cinco años.

Agregó que hay "un proyecto de desarrollo de antivirales del dengue, es decir drogas antivirales inhibidores del virus del dengue".

Esos antivirales "están también en una etapa de investigaciones de laboratorio", con las primeras pruebas preclínicas en ratones.