Aprueba el Parlamento de Sudáfrica matrimonios entre personas del mismo sexo

Por: Agencias en Ciudad del Cabo  *  Miércoles 15 de Noviembre de 2006

 

En un hecho que pasará a la historia, el Parlamento de Sudáfrica se convirtió ayer en el primer país del continente africano que permite el matrimonio de personas del mismo sexo, una decisión que, según el gobierno, busca terminar de una vez por todas con cualquier tipo de discriminación.


“Nunca más en Sudáfrica debe haber discriminación en cuanto al color, la religión, la cultura y el sexo”, aseguró en el Parlamento la ministra del Interior, Nosiviwe Mapisa, al defender la reforma de la legislación.


El gobierno había aprobado la reforma el pasado 24 de agosto, y se esperaba que la decisión fuera avalada por Parlamento. Aún falta un último paso, en el Consejo Nacional de Provincias, pero se espera que ahí también sea aceptada la reforma.

 

La modificación de la Ley sobre Uniones Civiles fue autorizada con el voto en contra de casi todos los legisladores de oposición, según informaron fuentes del Parlamento.

 

RELIGIÓN.

 

Durante el proceso de votación, la principal coalición de la oposición, la Alianza Democrática, dio libertad a sus legisladores para sufragar en conciencia. Y las críticas más importantes tuvieron argumentos religiosos.

 

La modificación de la ley permite a las parejas de homosexuales mayores de 18 años registrarse como matrimonio o como “asociación civil”, un término parecido al de parejas de hecho. Podrán casarse en los juzgados civiles o ante los oficiantes religiosos de credos que permitan este tipo de unión, según el texto legal.

 

Al defender la propuesta del gobierno, la ministra insistió en el trasfondo político, al señalar que el final del régimen segregacionista, a fines de los años 80, implicaba construir una sociedad sin discriminaciones.

 

PLAZO.

 

Existía un plazo legal hasta el 1 de diciembre para que el Parlamento aprobara la reforma de la ley que regula los matrimonios civiles, después de que el Tribunal Constitucional dictaminara en diciembre del año pasado que la definición de la ley sobre los matrimonios era inconstitucional.

 

Aparte de las críticas de la oposición y de líderes religiosos, la nueva norma representará un desafío administrativo, según organizaciones civiles, porque será necesario adaptar los sistemas de registro y vencer la renuencia de algunos funcionarios.