El viento sabrá

Por Ernesto Diezmartínez / 17 de noviembre de 2006

Cine

¿Qué pasa con Colin Farrell? Desde que el joven actor irlandés dejó la Gran Bretaña es hora que no encuentra su papel consagratorio. Es cierto, no se vio mal junto a Tom Cruise en Sentencia Previa (Spielberg, 2002), fue convincente como patética víctima yuppie en Enlace Mortal (Schumacher, 2002) y alcanzó su mejor trabajo -y lo digo en serio- como el caricaturesco villano de Daredevil (Johnson, 2003), pero de ahí en adelante sus intentos por convertirse en una estrella (Alexander/Stone/2004, Miami Vice/Mann/2006) o en un actor "serio" (El Nuevo Mundo/Malick/2005) han resultado sendos fracasos.

Algo similar sucede con su labor en Pregúntale al Viento (Ask the Dust, EU, 2006), cuarto largometraje del guionista (Chinatown/Polanski/1974) y ocasional cineasta (Traición al Amanecer/1988, Sin Límites/1998) Robert Towne.

Farrell encarna a Arturo Bandini, un ítaloamericano que llega a un Los Angeles de los años 30 a convertirse en "un gran escritor". Se supone que Bandini es un tipo tan talentoso como insoportable, inexperto ante las mujeres pero desafiante frente a ellas, lleno de sueños pero también de pavorosas inseguridades. Es, pues, un personaje muy complejo y contradictorio que, para variar, Farrell nunca logra hacer suyo.

Para ser justos, Farrell no es el único problema de la película. Sobre un guión escrito por el mismo Robert Towne, pero basado en la muy alabada novela semi-autobiográfica de John Fante, Pregúntale al Viento plantea alguna que otra idea pertinente (el rampante racismo anti-mexicano en Los Angeles de la época) y entrega personajes interesantes al por mayor (la joven judía atormentada interpretada por Idina Menzel, el misterioso "bartender" encarnado por Justin Kirk, el viejo homosexual de Donald Sutherland), pero la trama termina concentrada en lo más convencional: la turbulenta historia de amor entre Bandini y una mesera mexicana (Salma Hayek, muy bien como "mexican spitfire"), que no están tranquilos si no están insultándose vilmente, pero que tampoco pueden vivir separados un segundo.

Así, con todo y sus impecables recursos de producción, la cinta no sobrevive al claro "miscast" de Farrell ni a las repetitivas broncas que tenemos que atestiguar entre Bandini y su Camelia (Cukor, 1936) de petatitux.

La verdad, tanta pelea romántica llega a cansar.

 

Ask the Dust

Calificación: **

Dirige: Robert Towne.

Con: Colin Farrell, Salma Hayek y Justin Kirk.

Estreno: PREGÚNTALE AL VIENTO / Vela si... Ya extrañabas a Salmita.