Doce cargos contra Norberto Rivera Carrera

ALMA E. MUÑOZ /  17 de noviembre de 2006

El cardenal Norberto Rivera Carrera fue demandado ayer, por segunda ocasión, en la Corte Superior de California, Estados Unidos, por supuesta protección al cura pederasta Nicolás Aguilar Rivera.

La Red de Sobrevivientes de Víctimas de Abuso Sexual de Sacerdotes (SNAP, por su siglas en inglés) apoyó, como hizo en la primera ocasión, la demanda que esta vez presentó un testigo protegido, a quien se nombra en el expediente BC361997 como Don Juan Número Cien (John Doe 100), para dar una idea de la cifra de ataques a menores que pudo cometer el cura mexicano, prófugo de la justicia, tanto en ésta como en aquella nación.

Jeff Anderson y su equipo de abogados ­los mismos que recibieron la sanción del Instituto Nacional de Migración de no volver a territorio mexicano por cinco años luego de investigar, en septiembre pasado, el caso contra el arzobispo primado de la ciudad de México en la capital del país­ presentaron la denuncia a las 8.30 horas de ayer, en el tribunal estadunidense, con la seguridad de que será el juez Haley J. Fromholz, quien estudie el caso, al igual que el de Joaquín Aguilar, primer denunciante del prelado mexicano.

Erick Barragán, vocero de SNAP, informó que en la querella se especifican doce cargos contra el cardenal Rivera ­como negligencia, conspiración civil, daños emocionales intencionales, entre otros­; cinco contra el arzobispo de Los Angeles, cardenal Roger Mahony, y seis contra Nicolás Aguilar Rivera.

"Presentamos los documentos que pudimos conseguir en México, cuando el joven acudió a la policía para levantar un reclamo, y para demostrar cómo se dio el proceso, porque nunca se llegó a un juicio real". Es decir, aseguró, "se violaron leyes para no hacer justicia".

Testimonio de familiares

En conferencia de prensa en un hotel de Los Angeles, California, estuvieron presentes dos madres de familia: una narró ­sostuvo Erick­ lo que su familia ha sufrido después de que "tres de sus cinco hijos fueron abusados sexualmente por el sacerdote cuando estuvo en la arquidiócesis bajo la responsabilidad de Mahony (de 1987 a los primeros meses de 1988)".

La segunda fue la madre del testigo protegido, violado "en algún lugar de México", quien en sus declaraciones ante reporteros reiteró que su hijo habló con Norberto Rivera, en noviembre 1997 ­en la fecha en que el Arzobispado de México asegura que el jerarca se encontraba en Roma, participando en el Sínodo de Obispos de América de aquel año­, y que a ella no se le permitió participar en el encuentro. Al igual que la primera denunciante, omitió su nombre y cubrió su cara ante la prensa.

Barragán dijo que después de presentarse la denuncia, la Corte nombrará al juez que llevará el caso. Seguramente será, avizoró, Fromholz, porque "él se encarga de todos los asuntos de pederastia relacionados con la Iglesia". Luego, continuó, el tribunal dará un acuse de recibo de la demanda a todos los acusados y armar el calendario de fechas para recabar evidencias.

Manifestó que probablemente esta denuncia se integre a la de Joaquín Aguilar. Además, comentó, mantienen contacto con otros jóvenes que también fueron atacados por el cura mexicano, por lo cual no descartó la concreción de más querellas.