El ordenamiento es un reconocimiento al derecho a la diversidad, dice el gobernante

Por convicción firmé el decreto de la ley de sociedades: Encinas

Esta vez los intolerantes ni han vencido ni han convencido, señala el escritor Carlos Monsiváis

ANGEL BOLAÑOS , RAUL LLANOS , GABRIELA ROMERO / 17 de noviembre de 2006

Al advertir que "la democracia y la intolerancia son incompatibles", el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Alejandro Encinas Rodríguez, informó que atendiendo la recomendación del Consejo para Prevenir y Erradicar la Discriminación del DF, y "por convicción propia", firmó el decreto de Ley de Sociedades de Convivencia, publicado ayer en la Gaceta Oficial, pues significa ­para orgullo de los habitantes de la ciudad­ un reconocimiento firme del derecho a la diferencia, de la necesidad de convivir en la diversidad, el reconocimiento del otro y la práctica de una cultura de la no discriminación.

Para el escritor Carlos Monsivais, esta ley es un acontecimiento notable para los derechos de todos, e histórico por un hecho antes impensable, la victoria de quienes la promovieron contra un sector uncido a sus prejuicios. Los puntos de vista son respetables, pero no la oposición a derechos fundamentales: "esta vez los intolerantes ni han vencido ni han convencido", proclamó.

Al conmemorar el Día Internacional por la Tolerancia, con un acto en el ex Templo de Corpus Christi, Monsiváis dijo que si bien hay puntos pendientes para alcanzar el reconocimiento pleno de derechos en las uniones de este tipo, como el de proporcionar seguridad social y otras prestaciones a la pareja que carezca de ellas ­lo cual requeriría una reforma en la legislación federal en la materia­, la ley es motivo de celebración.

Felicitó a los y las activistas y a la mayoría de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) que la aprobó, porque "al reconocer como suyos los derechos de las minorías ­proclamó el derecho del PAN a no pertenecer a ella­, clama también la naturaleza de su compromiso con la sociedad, que por ser diversa, no admite que en cada caso el fundamentalismo defina y declare su representación exclusiva del monoteísmo".

En tanto, en la ALDF, las fracciones del PRD y de la Coalición Socialdemócrata hicieron, precisamente, un llamado a la jerarquía católica para que "no resuciten, en este Siglo XXI, medidas de intolerancia que ya fueron derrotadas ampliamente por la historia", y acepten que la Ley de Sociedades de Convivencia es para beneficio de un sector de la sociedad por muchos años relegado y olvidado.

En conferencia de prensa, que estuvo encabezada por los integrantes de la mesa directiva de la bancada perredista, Víctor Hugo Cirigo, Ramón Jiménez, Nancy Cárdenas, Balfre Vargas y Sergio Cedillo, así como por el coordinador de la coalición, aseguraron que ante esa campaña de la Iglesia católica defenderán y posicionarán esa norma legal, "pues de lo contrario será letra muerta".

Círigo Vázquez, coordinador del grupo parlamentario, resaltó que "quienes tienen hoy esa actitud agresiva, tan beligerante, van a quedar reducidos a una expresión muy pequeña, que es la única que se opone a este desarrollo cultural que tiene nuestra ciudad".

El Consejo para Prevenir y Erradicar la Discriminación del DF estableció entre sus consideraciones que la ley es congruente con la reivindicación universal de la dignidad humana y los principios de justicia e igualdad; es consistente con los tratados, convenciones y pactos internacionales sobre discriminación y es consecuente con nuestra legislación sobre derechos humanos y la Ley Federal para Prevenir y Erradicar la Discriminación.

En su pronunciamiento, el primero que emite desde su instalación apenas el pasado 30 de octubre, recomienda al jefe de Gobierno que se publique y plantea iniciar acciones de información y sensibilización entre la población y promover estrategias de capacitación a los servidores públicos que deberán garantizar su aplicación.