‘Pelean’ por uniones gay

17/NOVIEMBRE/2006

Redacción / Catalina Reyes Colín / Guanajuato

La aprobación en el Distrito Federal de la Ley de Sociedades en Convivencia, generó ayer una fuerte controversia entre diputados locales del PAN y PRD.

En la tribuna del Congreso se suscitó un debate entre el panista Antonio Ramírez Vallejo y el perredista Arnulfo Montes de la Vega por la aprobación de esta reforma impulsada por el PRD.

El panista condenó esta legislación para parejas homosexuales. Ramírez Vallejo dijo que la tradición ha declarado que los actos homosexuales son “intrínsecamente desordenados”, que son contrarios a la ley natural y que no pueden recibir aprobación en ningún caso.

Y el perredista la defendió: “Tolerancia, señores diputados. La tolerancia es el valor más importante que puede tener un ser humano”, pidió Montes de la Vega.

En su discurso, el diputado panista Ramírez Vallejo afirmó que la razón para proponer la Ley de Convivencia es un ‘compló’ para erradicar a la familia cómo núcleo social.

“Existe una estrategia en tres fases para acabar con la familia repudiándola a través de la llamada inquisición gay”, enfatizó.

Según Ramírez Vallejo, la fase 1 es adquirir derechos equiparables a la familia, primero a través de sociedades de convivencia, después institucionalizando el matrimonio gay y al final logrando el derecho de adoptar niños.

La fase 2 sería la educación sexual en las escuelas con orientación homosexual.

Y en la fase 3, según sus teorías, se aprobarían leyes que clasifiquen como delito cualquier crítica a la homosexualidad.

El diputado panista calificó como “falso” el argumento de los promotores de esa ley, quienes afirman que el 20% de la población ha tenido una pareja del mismo sexo, lo cual implicaría 1.8 millones de personas y 900 mil uniones lésbico-homosexuales.

Sostuvo que en el D.F. sólo existen 38 mil uniones (77 mil personas) que pudieran formar una sociedad de convivencia, de acuerdo con el Instituto de la Mujer de esa ciudad.

De tal manera que los hogares que pudieran formar este tipo de sociedades representan sólo el 1.7% de las familias de esa capital.

“Otro argumento esgrimido es que hay que darle derechos a personas a las cuales se les están negando sus derechos ya que se sienten ‘discriminados’.

“Una vez más el argumento es falso, ya que toda persona, todo homosexual o lesbiana, como cualquier otro ciudadano mexicano, goza hoy de todos y cada uno de los derechos humanos garantizados por la Constitución.

“Por lo tanto, cualquier ciudadano puede libremente cohabitar con quien decida, ser copropietario de toda clase de bienes, hacer testamento a favor de quien él escoja (sea o no su pareja) o designarla beneficiaria de los seguros que contrate”, sostuvo el panista.

Montes de la Vega recordó que los tiempos han cambiado. Unos buscan la felicidad de una forma que no es la misma para los otros.

“No es una competencia entre la familia tradicional y personas del mismo sexo. Todos podemos tener las preferencias que queramos”, dijo.

Y agegó: “La Ciudad de México es una mega ciudad, distinta a Guanajuato. Venir a decir aquí si es moral o no , si está bien o no está bien. Si yo tengo la verdad, no procede”.

“Yo conozco homosexuales y lesbianas con perfectos valores morales. Lo único que los hace diferentes es su preferencia sexual”.

Los argumentos del perredista encendieron otra vez la mecha y Ramírez Vallejo volvió a la tribuna.

“No podemos legislar para las minorías. Debemos legislar para las mayorías. Las preferencias sexuales son muy respetables”, dijo.

Esta aseveración molestó al diputado priísta Amador Rodríguez, quien parcamente le reviró a su homólogo panista.

“Los minusválidos son minorías y ya hemos legislado para ellos”, remarcó Rodríguez.

Leyaristi.

El PAN radicalizó su repudió a la Ley de Sociedades en Convivencia; asegura que busca ‘desaparecer’ a la familia mexicana.

“La tradición declara que los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados; son contrarios a la ley natural y no se deben aprobar en ningún caso”. Antonio Ramírez Vallejo, Diputado panista.

“Tolerancia, señores diputados (…) Yo conozco homosexuales y lesbianas con perfectos valores morales. Lo único que los hace diferentes es su preferencia sexual”. Arnulfo Montes de la Vega, Diputado perredista.

 

Minimiza PAN tema

Para Guanajuato no es prioridad analizar la posibilidad de una Ley de Sociedad de Convivencia, consideró Fernando Torres Graciano, presidente estatal del PAN.

El martes el líder estatal del PRD, José Luis Barbosa, anunció que los legisladores de su partido ya trabajan para conformar una iniciativa de ley para imitar a la recién aprobada Ley de Sociedad de Convivencia en el DF.

Al respecto, Torres Graciano afirmó: “Yo entiendo que a lo mejor hay algún interés particular de algunos diputados del PRD, puede ser, algún interés de verse beneficiados con una ley de este tipo”.

“Por lo demás, me parece que no es una prioridad para la sociedad de Guanajuato, hay otras prioridades legislativamente hablando y que habría que atender”.

Consideró que el formato de la ley como se aprobó en el DF, no está resolviendo el objetivo principal que es garantizar a cualquier persona la protección y amparo en caso de que el familiar o persona con la que ha convivido por cierto periodo de tiempo, fallezca.

Además el dirigente panista calificó como una minoría a las parejas del mismo sexo que viven en el estado, aunque después aclaró que su partido no excluye a las personas que tienen una pareja del mismo sexo.

Además dijo, este tema como es manejado actualmente y como el PRD lo quiere retomar va contra los principios del PAN y por lo tanto dijo no será apoyado por los legisladores locales de su partido.

“Parece importante destacar que se está presentando el tema de una manera equivocada, se está presentando como garantizar derechos a minorías cuando me parece a mi que lo que se está haciendo es discriminar a esas minorías”, declaró.