La prevención de la pandemia, sin atención suficiente del gobierno federal: Fundar

Poco claro, el monto destinado al control del VIH

ANGELES CRUZ MARTINEZ  / 18 de noviembre de 2006

Las acciones para combatir el VIH/sida en México todavía enfrentan deficiencias por la falta de información clara sobre el monto de los recursos económicos que aplican las instituciones del sector salud en el control de la epidemia, así como por el insuficiente presupuesto asignado a la prevención.

Lo anterior, a pesar de que se trata de una política pública nacional, altamente prioritaria, afirma una investigación realizada por Fundar, centro de análisis e investigación.

Advierte que también debiera ser de primera importancia para el gobierno federal tener una visión integral sobre los recursos disponibles. El estudio resalta la alarmante situación del Instituto Mexicano del Seguro Social, dado el papel central que desempeña en la provisión de servicios de salud. El organismo no cuenta con información desagregada sobre lo que destina al tratamiento de enfermedades, incluido el VIH/sida.

En el caso del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, la investigación encontró que el organismo tampoco reporta los recursos que destina al VIH, ni en el presupuesto ni en un informe de actividades. Los datos no fueron proporcionados ni siquiera al responder a la petición de información de Fundar, a la que sólo contestó sobre el dinero destinado a la compra de medicamentos. La agrupación destacó que no se incorporaron los gastos hospitalarios.

Mientras tanto, en la Secretaría de Salud (Ssa), con la entrada en operación del Seguro Popular, dejó de contarse con información detallada sobre las inversiones que hacen los estados en esta materia, mientras en los institutos nacionales de salud que dan servicio a los seropositivos tampoco existe información puntual sobre el presupuesto.

Respecto a la prevención, el estudio señala que el tema no ha sido prioritario para el gobierno foxista, a pesar de que la epidemia sigue sin detenerse y que los costos en vidas y recursos financieros de este descuido pueden ser enormes. Si bien el VIH/sida no tiene la magnitud que presenta en otros países, dice, no deja de ser un grave problema de salud pública que genera estigmas y ocasiona discriminación.

La información oficial más reciente apunta que desde el inicio de la epidemia en México, en 1983, se han reportado 105 mil 170 casos de sida, y se calcula que 182 mil personas son portadoras del virus causante de la enfermedad.

La investigación de Fundar reconoce los constantes incrementos al presupuesto para la atención de las personas que viven con VIH/sida. De acuerdo con la Ssa, el aumento ha sido de 12 veces en este sexenio. Sin embargo, la organización civil detectó que buena parte de los recursos no han sido previstos desde los proyectos de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), de tal suerte que cada año el tema es motivo de cabildeo en la Cámara de Diputados, con la activa participación de agrupaciones que trabajan en la lucha contra el VIH/sida.

Aunque el papel de los legisladores ha sido fundamental para asegurar que la Ssa cuente con recursos necesarios para atender a todas las personas que viven con VIH/sida, la falta de una asignación de origen ­en el PEF­ impide establecer los techos presupuestarios del año fiscal siguiente, y por tanto se tienen que negociar en el Congreso.

Sobre la prevención, el análisis destaca que 92 por ciento de los casos de VIH/sida registrados tuvieron origen en relaciones sexuales no protegidas.

Este año, por primera vez, el Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/sida (Censida) tuvo un incremento sin precedentes para prevenir la transmisión sexual de la epidemia, el cual se debió al trabajo conjunto de organizaciones civiles que acudieron con legisladores. Así, se aplicaron recursos para financiar 113 proyectos de prevención.